Justicia

La Corte bonaerense hizo lugar a un recurso pedido por Grassi, que podría recurrir a Corte nacional

El dictamen de la Corte hace lugar al pedido del sacerdote condenado a 15 años por abuso sexual de un menor, donde entre otras cosas se arguye que "se vulneró el principio de igualdad"

jueves 24 de abril de 2014 - 8:12 pm

La Suprema Corte de Justicia bonaerense hizo lugar parcialmente a un recurso extraordinario presentado por Julio César Grassi, por lo que el cura condenado a 15 años de prisión por abuso sexual de un menor bajo su guarda podrá recurrir a la Corte nacional para cuestionar el proceso en su contra y pedir su liberación.

El fallo, al que accedió avala parte de la presentación que la defensa de Grassi realizó en febrero de este año, donde volvió a requerir la libertad del cura y denunció que durante el juicio de 2009 se violó el derecho constitucional de defensa en juicio. El dictamen que se conoció hoy hizo lugar a la denuncia de que en el juicio “se priorizó el relato de la acusadora por sobre el suyo” y que “se vulneró el principio de igualdad” y, con él, el de “igualdad de armas” y el “principio de inocencia” y su derivado “in dubio pro reo” (en caso de duda, a favor del reo).

No obstante, se rechazaron otros planteos que objetaban que en la ratificación de la condena -en septiembre de 2013- solo votaron cuatro de los siete miembros de la Suprema Corte, y que no se dio tratamiento al recurso extraordinario de nulidad presentado. [pullquote position=”right”]La Corte bonaerense hizo lugar a un recurso pedido por Grassi, que podría recurrir a Corte nacional[/pullquote]

Ahora Grassi quedó habilitado para recurrir ante la Corte nacional para que resuelva sobre su condena a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores.

El cura fue condenado en 2009 a 15 años de prisión por el Tribunal Oral de Morón en un juicio por abuso sexual agravado de dos menores que vivían en la fundación “Felices los Niños” que dirigía Grassi.

Grassi no fue preso porque la condena no estaba firme hasta que eso ocurrió en septiembre del año pasado, cuando la Suprema Corte de Justicia bonaerense ratificó la pena de 15 años.

Tras la ratificación, las querellas que representan a las víctimas de Grassi pidieron su detención y días después los jueces del tribunal, Mariana Maldonado, Claudio Chaminade y Pablo Lucero, ordenaron en septiembre la detención del cura para que comience a cumplir la condena.

La defensa de Grassi alega que la condena no está firme ya que resta que la Corte Suprema de Justicia se pronuncie sobre el caso, por lo que insiste en pedir su libertad hasta que eso ocurra.

Hasta ahora los pedidos de libertad fueron rechazados porque en distintas instancias se consideró que existe peligro de que Grassi huya en caso de quedar libre.

COMENTARIOS