Policiales

Hallaron el cuerpo de Fiorella Furlan, la joven que había caído con su auto a un arroyo en Paraná

Un kayakista de la ciudad encontró este lunes el cuerpo sin vida de la joven de 22 años que había desaparecido el pasado sábado tras haber caído con su auto al arroyo Antoñico en el marco de las fuertes tormentas en la zona

lunes 16 de diciembre de 2019 - 4:17 pm

Luego de dos días de búsquedas, hallaron el cuerpo sin vida de Fiorella Furlán, la joven de 22 años que había desaparecido tras haber quedado atrapada en un puente en medio de la crecida del arroyo Antoñico el sábado pasado en el marco de las fuertes tormentas en Paraná, Entre Ríos.

Los rescatistas habían hallado el vehículo el mismo sábado a la medianoche, pero ella no estaba en su interior. Este lunes el intendente de la localidad, Adán Bahl, confirmó el trágico final. “Lamento profundamente el desenlace del trágico accidente que sufrió Fiorella y abrazo fuerte a sus padres, familiares y amigos en este momento desgarrador”, escribió en su cuenta de Twitter.

El cuerpo de la joven de 22 años fue encontrado por Jerónimo Albornoz, un kayakista de la ciudad, en una zona conocida como Bajada Grande. En diálogo con el medio, Albornoz precisó: “Ayer estuvimos buscando por el arroyo, hicimos los seis kilómetros completos buscando hasta abajo de las piedras. Y hoy desde temprano estoy remando buscando por todos los rincones, y por suerte la encontramos. Estaba en el medio del río”.

Fiorella circulaba en la tarde del sábado a bordo de su auto Suzuki Fun entre las 18 y las 19, cuando se produjo el punto más intenso de la caída de agua en Paraná. La joven manejaba por la calle Gálvez, cuando al intentar cruzar el puente del arroyo Antoñico se vio en la imposibilidad de poder avanzar debido al desborde del agua, en ese momento, había llamado a su padre para explicarle la situación y para decirle que no sabía cómo actuar.

La fuerte correntada y la falta de luz en el lugar complicaron la tarea de los rescatistas, quienes recién pudieron dar con el auto de la joven cerca de la medianoche. Estaba a 300 metros de donde se produjo el hecho, en la calle El Paracao y Vera Peñaloza, pero Fiorella no estaba dentro del habitáculo y el parabrisas estaba roto.

COMENTARIOS