Opinión

Empieza la tensión Guzmán-Rigo contra Kicillof por los fondos

Guillermo Laborda

Periodista. Máster en Economia, investigador UCEMA y Lic. en Adm. de Empresas

El ministro y su secretario de Hacienda resisten las presiones para aumentar los gastos

lunes 16 de diciembre de 2019 - 1:07 pm

Columna publicada originalmente en La Política Online

Se acabó la luna de miel. Los anuncios de subas de retenciones, cargo al dólar tarjeta y la doble indemnización enervaron el fin de semana a empresarios, inversores y productores.

Los tres anuncios eran esperados, pero igual, como la muerte, el ser esperada no alivia el dolor que produce cuando llega. En esta columna se había consignado hace una semana que ya todos se habían preparado para las primeras medidas de Alberto Fernández. Muchos productores vendieron lo que no todavía no cosecharon para eludir este aumento de retenciones. Otro invento argentino producto de las malas políticas económicas: la venta de soja “de aire”. Lo mismo con la compra de pasajes al exterior. Lo mismo con los despidos. La única duda de estas medidas pasaba por cuándo se las iba a tomar y el porcentaje de los aumentos.

El problema del gobierno con el campo es que los precios de los granos están 20% por debajo de los observados durante el kirchnerismo I y II (gestiones de Néstor y Cristina). Y el clima no ayuda. Diciembre estuvo escaso en lluvias y los pronósticos meteorológicos para enero son insuficientes en materia de agua para cultivos. Casi que podría decirse que en buena parte la llegada de dólares del 2020 está en manos del clima. Los pronósticos de la cosecha total están 10% ahora por debajo de la alcanzada en 2019, de 150 millones de toneladas. La danza de la lluvia, clave para el dólar en la Argentina. La suba del Impuesto a los Bienes Personales será el otro capítulo de esta zaga de anuncios previstos.

Puede ir esbozándose ya lo que será el primer trimestre de la economía argentina, que no será muy diferente de los últimos trimestres. Alta inflación, estancamiento o leve rebote, y poca o nada generación de empleo. Sólo por el lado de la negociación de la deuda pueden llegar a venir cambios o shocks sorpresivos. Pero si se comienza a hurgar por allí, tampoco hay negociaciones avanzadas. Sergio Chodos, futuro representante argentino ante el FMI, estuvo haciendo de “head hunter” para hallar al secretario de Finanzas de Martín Guzmán. No tuvo demasiado éxito dado que coleccionó rechazos a todas las ofertas que hizo. Y terminó en Diego Bastourre, economista contratado como analista por Martín Redrado en su paso por el BCRA pero sin mayor reputación en el mercado financiero. Por ello la creación de esa Comisión de Asesores por la deuda, en la que se integrarán Adrián Cosentino y Leonardo Madcur, para dar algo de solidez o experiencia en mercados. La invitación a Daniel Marx está, pero el economista, aplicando una regla del mercado, el “wait and see”, espera para analizar cuáles serán las intenciones oficiales.

Más allá de los comentarios de Guzmán sobre las negociaciones con el FMI, la información que va surgiendo es que la oferta a los bonistas se hará sin un programa vigente con el organismo internacional. Ir de la mano del FMI tiene sus ventajas: los técnicos acompañan a los funcionarios al “road show” del canje de bonos, es decir, la oferta de reestructuración de la deuda. Asegura alta acatamiento.

Chodos es de la idea de ir a fondo contra las bonistas, que sufran quita importante (en valor presente y nominal). Un halcón. El problema de estas posturas es que puede derivar en el fracaso de la operación, con una baja adhesión, con un alto porcentaje inversores extranjeros rechazando oferta. Pero no sólo ello: pueden caer de precio los papeles argentinos y que gradualmente ingresen los fondos buitres, expertos en lo que litigaciones y embargos se trate. ¿Moderará Guzmán a Chodos? Tampoco Guzmán es una paloma. Ahora bien, puede que el gobierno busque un aval del FMI a la oferta argentina a bonistas, sin que haya en el medio un programa con el organismo. O sino que haya un programa de un año sin desembolsos. Difícil que el FMI regale credibilidad a una operación sin nada a cambio. Pedirán un sendero macro y fiscal, y un ejercicio de sostenibilidad de la deuda. Ya en la gestión Dujovne, el staff del FMI ponía mucha presión en reformar la Carta Orgánica del BCRA e introducir allí la prohibición de financiamiento al Tesoro Nacional con emisión de pesos. Paradojas del destino: Guzmán, tras criticar al FMI a coro con John Stiglitz, ahora debe seducirlos a un acuerdo. Desde afuera es fácil. La función pública es diferente. Guzmán lo está experimentando y dando un giro en sus declaraciones sobre el organismo.

El fin de la luna de miel es también interna. Comienzan las pujas ahora por la escasez de fondos. Axel Kicillof, defensor del « no ajuste », está en el desierto y sin cantimploras. Tuvo una reunión con Horacio Rodríguez Larreta y propone que las empresas Edenor y Edesur vuelvan a estar bajo la órbita del gobierno nacional. No es tan fácil revertir ese traspaso y puede demorar demasiado. Habrá que ver también la postura que adopta Martín Guzmán, uno de los pocos funcionarios conscientes de la restricción presupuestaria en la que se encuentra el gobierno nacional. Ya tuvo un intercambio de opiniones con Marcó del Pont. La tarea de Guzmán será casi la de un evangelizador en el gobierno contra desbordes fiscales. El secretario de Hacienda Raúl Rigo es el otro hombre clave en la evangelización. ¿Cómo reaccionará Guzmán a los pedidos de fondos de Kicillof? ¿Cuántos sapos estará dispuesto a tragarse? Con los anuncios recientes, Guzmán está quemando los libros que utilizó para graduarse en la UNLP y en Brown University. Pero ¿hasta cuándo?

El informe del ejecutivo de banca privada que se escuda bajo el seudónimo del «oso», se basa en el balance del 2019. Aporta como siempre su visión sobre la Argentina. A continuación, los puntos principales de su tradicional envío semanal a clientes: 1) El Dow Jones, el S&P y el Nasdaq están 19%, 25% y 30% arriba , las bolsas europeas en promedio un 20% salvo la inglesa por obvios motivos y las asiáticas entre el 26%, la de China, 18% y la japonesa y la de Hong Kong a pesar de todo 3% arriba; 2) todo esto gracias a la reversión por parte de la Fed en su política monetaria; en su última reunión avisó que estarán en stand by durante el 2020; en principio no tendremos más bajas; 3) en Latinoamérica, el Bovespa ,el Colcap (Colombia) y Mexico están 19% ,17% y 5% arriba mientras Chile y Argentina un 15% y 27% abajo; 4) en Argentina por ahora en concreto salvo hacer referencia a la herencia recibida y que van a gobernar para la gente que mas lo necesita; se viene una reestructuración de la deuda con todas las letras, con alargamiento de plazos , 4 o 5 años de gracia (que deberán capitalizar en un bono PDI) baja de intereses y quita de capital; se ve complicado que afecten los bonos de la última reestructuración bajo ley New York como el Discount y el Par porque provocaría una avalancha de juicios que de hecho ya estamos viendo en el caso de los cupones de PBI; recomiendo suma cautela porque el experimento que están haciendo sobre la deuda puede derivar en escenarios insospechados.

COMENTARIOS