Política

Del verbo panquequear: cómo vive hoy Borocotó y qué lo acercó a Alberto

Hace 14 años, en una historia que cruza a Mauricio Macri con Alberto Fernández, su apellido se convirtió en un verbo que significaba el arte de "panquequear"

domingo 15 de diciembre de 2019 - 9:02 pm

Entre los legisladores que deciden cambiarse de bancada, llamarlo es casi un rito, pero, a sus 85 años, Eduardo Lorenzo Borocotó ya ni los atiende o les corta rápidamente. Su esposa de toda la vida murió de cáncer hace tres meses y, el año pasado, el cirujano infantil vendió su consultorio histórico ubicado en Devoto. Hoy vive con lo justo.

Si bien fue diputado y legislador porteño por dos períodos, dentro del partido fundado por Domingo Felipe Cavallo, nunca quiso tramitar la jubilación que le hubiese correspondido por verguenza. Cuando no se siente olvidado, Borocotó se percibe como una víctima: alguien estigmatizado injustamente.

El jefe del bloque de diputados macrista, Cristian Ritondo, invocó su nombre días atrás tras la fuga de tres diputados que integraban el PRO en referencia a sus acciones de fines de 2005, cuando Borocotó, tras haber sido legislador por el cavallismo (es autor del proyecto que hizo obligatoria la vacuna contra la hepatitis A), fue candidato a diputado en la lista del PRO. El 23 octubre de 2005 obtuvo una banca. Pero antes de asumir algo cambió. El 9 de noviembre visitó la Casa Rosada, acompañado por su hijo para verse con el actual presidente Alberto Fernández, quien era jefe de gabinete de Néstor Kirchner.

Borocotó conocía a Fernández tanto por la política como por el fútbol: el hoy presidente había sido candidato a legislador por el cavallismo en el 2000 y se habían cruzado en la cancha de Argentinos Juniors, club del que son fanáticos.

Borocotó fue a la Rosada con un objetivo concreto: pedirles un reemplazo para el acelerador lineal (máquina usada para combatir el cáncer), que se había roto en el hospital Garrahan. Kirchner y Fernández le dieron su palabra; y a los pocos meses la cumplirían.  El mismo día del encuentro en la Rosada, Borocotó anunció su partida del bloque macrista: armó un mono-bloque independiente, afín al kirchnerismo.

Alberto Fernández explicó la jugada: “Tenemos que ser amplios. Hay muchos votantes y dirigentes de ARI que están descontentos con Carrió, por ejemplo. Y nosotros estamos abiertos a recibirlos, así como a los radicales, peronistas y a todos los que crean en el proyecto del Presidente”.

Según Borcotó, en realidad él había sido expulsado por no ser del palo macrista. Con el paso del tiempo, identificó a un responsable de la maniobra: Jaime Duran Barba. Y llegó a convencerse de que el asesor de Macri había inventado esa palabrita que todavía lo persigue y lo tortura: borocotización.

COMENTARIOS