Smartphones

Hombre precavido…: cómo “blindar” tu Android por si lo perdés (o te lo roban)

Perder tu celular no tiene por qué significar exponer tus datos (o perderlos todos)

domingo 15 de diciembre de 2019 - 6:55 pm

La posibilidad de que nos roben o perdamos el celular es muy real, y a muchos nos despierta en la noche, porque todos sabemos que toda nuestra información y recuerdos están en nuestros dispositivos. Por eso es importante tener bien protegidos tus datos frente a cualquiera que lo encuentre o lo pueda haber robado.

Estas son las opciones para cuidar tu móvil:

1. Prepará tu celu para intentar recuperarlo

Lo primero que te vamos a explicar es cómo preparar tu móvil para que tengas más posibilidades de recuperarlo en caso de pérdida. Son medidas que nunca van a garantizar totalmente poder recuperarlo, pero sí que aumentarán las posibilidades de que puedas hacerlo. Son preparativos con los que vas a perder un poco de privacidad, pero que a la larga pueden acabar sacándote de algún problema.

¿ Cómo? Activá la opción de “Encontrar mi dispositivo” que Google le da a Android. Este sistema te dirá dónde se encuentra exactamente tu dispositivo, mostrándote en un mapa su ubicación aproximada, permitiéndote emitir un sonido, bloquear el dispositivo o borrar todos sus datos de forma remota.

Para poder hacerlo, el primer paso será asegurarte de tener activada la ubicación de tu dispositivo. Para eso tienes que entrar en los ajustes, y una vez dentro pulsar en la sección de Ubicación.

El segundo paso tener en tu dispositivo Android iniciada una cuenta de Google, algo que ya necesitas tener para utilizar casi todos sus servicios. A continuación, debes activar la función Encontrar mi dispositivo en tu teléfono móvil. Para ello, entra en los ajustes y búscala en la sección de Seguridad, y si tienes una versión no muy reciente de Android prueba a entrar en la sección de Google dentro de los ajustes, y buscarla ahí dentro. Los pasos los tienes especificados en este artículo.

Asegurate de que todo funciona. Para ello, tienes las tres opciones a las que tendrás que recurrir para localizar el móvil con Encuentra mi dispositivo en el caso de que lo pierdas:

  • Utilizar otro dispositivo Android con la aplicación oficial.
  • Utiliza la web del servicio entrando a google.com/android/find.
  • Buscar en Google el término “encontrar mi dispositivo”, para que te aparezca la ubicación como resultado destacado.

Algunos fabricantes también tienen implementados sus propios servicios para localizar tu móvil en caso de pérdida. Invierte unos minutos en mirar si el de tu móvil es uno de ellos, y de ser así activa también estos servicios para tener una opción secundaria. En estos casos, como Samsung o Huawei, tendrás que utilizar tus cuentas creadas para estos fabricantes.

2. Poné tu información de emergencia en la pantalla de bloqueo

Android tiene una opción que te permite activar un botón Emergencia en la pantalla de bloqueo. Podés configurarlo para que al pulsarlo aparezca cierta información de emergencia, como tu nombre o grupo sanguíneo, pero también te permite añadir un número o contacto de emergencia. Con ello, si alguien se encuentra tu móvil perdido podrá llamar a ese número para intentar localizarte a ti o a tu contacto de emergencia.

Para configurar esa información, tienes que ir a los ajustes del móvil y pulsar sobre la opción de Información del teléfono. Una vez dentro, tienes que pulsar en la opción “Información de emergencia” que aparecerá dentro.

Irás a una pantalla en la que verás dos opciones diferenciadas, y cuya interfaz puede variar dependiendo de la versión de Android que tengas o la capa de personalización. Primero tendrás la opción Información médica para meter tus datos médicos en el caso de que te pase algo y alguien te encuentre con el móvil. También tienes la opción de Contactos de emergencia para que quien te encuentre sepa a quién llamar, o por si se te pierde el móvil que haya alguien a quien acudir.

Lo ideal aquí es que vayas a la sección de Contactos de emergencia y añadas por lo menos un teléfono de la agenda para que si se te pierde el móvil, quien lo encuentre tenga a quién llamar.

3. Anotá el IMEI de tu celular (en otro lugar que no sea tu celular)

También es recomendable que tengas anotado en algún sitio el IMEI de tu móvil . Se trata del número de identificación único que tienen todos los dispositivos, y que puede ser necesario en el caso de tener que denunciar la pérdida o el robo de tu terminal (algo para lo que también puede servirte conservar la factura de compra) así como para llamar a tu operadora para pedir bloquearlo.

Este número lo encontrarás en la caja de tu dispositivo o impreso en su parte trasera o en el menú de Ajustes de Android. Sólo tienes que entrar en Información del teléfono, y allí ir a la sección Estado. En ella encontrarás otra opción que es la de mostrar el IMEI.

¿Para qué sirve este número? Porque permite efectuar el bloqueo remoto del teléfono por IMEI. Para ello, casi seguramente vas a tener que haber realizado antes la denuncia, ya que la operadora muy posiblemente te la pida para efectuar el bloqueo. Una vez te hayas decidido, los pasos a dar son los siguientes:

  • Lo primero, debes poner la correspondiente denuncia. Aunque no ocurre siempre, la operadora puede solicitártela para bloquear el teléfono por IMEI.
  • Si el móvil lo compraste en la misma operadora en la que estás actualmente, bastará con que llames y pidas bloquear el móvil con el IMEI.
  • Si cambiaste de operadora, lo primero que deberás hacer es llamar para registrar el IMEI en la compañía actual. Cada una de ellas cuenta con su propia base de datos y no podrás bloquearlo en una operadora “nueva” si no lo has registrado previamente.
  • Una vez registrado el IMEI del smartphone en tu operadora actual, podrás bloquear el móvil con el código en la misma llamada de teléfono.

4. Tené activo el PIN de tu tarjeta SIM

La principal medida que tienes que tomar para evitar un desastre y que se pueda acceder a todos tus datos es asegurarse de tener bloqueada la SIM de tu móvil con un PIN. Esto es algo que viene configurado por defecto, pero que algunos usuarios desactivan para no tener que estar metiendo el PIN cada dos por tres. Para comprobarlo, entra en la sección Seguridad dentro de los ajustes, y pulsa sobre la opción Bloqueo de tarjeta SIM.

Irás a una ventana en la que tienes que tener activa la opción de Bloquear tarjeta SIM. ¿Por qué es importante? Pues porque si no, quien consiga tu móvil podrá utilizar tu tarjeta SIM. Esto no es sólo malo porque puede hacer llamadas con tu número y gastar tus datos, sino porque se podrá solicitar el envío de contraseñas de los servicios donde estés registrado, ya que muchos de ellos tienen como opción de recuperación de la contraseña la interacción con tu número de teléfono.

5. Simple y efectivo: usá el bloqueo de pantalla

Otro consejo básico para tener un mínimo de privacidad es que tengas configurado un bloqueo para la pantalla. No vale el deslizar y listo, porque entonces cualquier persona que encuentre tu móvil perdido podrá entrar. Ve a los ajustes de Android, y entra en la sección de Seguridad. Una vez dentro, pulsa sobre la opción Bloqueo de pantalla, donde podrás configurar la fórmula que utilizas para el bloqueo.

Irás a la pantalla en la que puedes elegir el tipo de bloqueo. Aquí, si quieres que nadie pueda entrar en tu móvil descarta las opciones de Ninguno o Deslizar, ya que no requerirán de ningún tipo de contraseña. El patrón no siempre es el más seguro, por lo que lo mejor sería utilizar el PIN, o incluso mejor todavía, utilizar una contraseña y tomar nota de los consejos que te dimos para crear una contraseña segura.

6. Añadí un extra de bloqueo en todas las apps que lo permitan

Otro consejo muy recomendable es añadir un extra de seguridad a todas tus aplicaciones. Me refiero a que no te fíes únicamente del bloqueo que tengas activado en tu móvil, y configures los bloqueos extra y la verificación en dos pasos en todas las aplicaciones clave que lo permitan. Especialmente esas donde tengas material sensible, como tus archivos personales, fotografías o conversaciones.

La autenticación en dos pasos puede ayudarte, aunque a veces si otra persona tiene tu móvil no es tan efectiva. Lo más importante es que pruebes a bloquear con PIN y biometría todas las aplicaciones que lo permitan. Por ejemplo, WhatsApp permite activar una protección con huella dactilar para que necesites confirmar tu identidad cada vez que lo uses, y la mayoría de aplicaciones bancarias y otros servicios también tienen esa opción.

Es muy recomendable que actives estas opciones extra de seguridad siempre que estén disponibles, por lo menos si quieres maximizar la seguridad de los datos que hay en esas aplicaciones en el caso de que se te pierda el móvil. Y si utilizas un gestor de contraseñas, entonces todavía más importante que esa aplicación SIEMPRE tenga esa doble protección, porque si acceden a las contraseñas de todos tus servicios, tu seguridad dependerá del segundo paso de identificación y de que no hayan podido acceder a la SIM de tu móvil.

COMENTARIOS