Renuncia de Evo Morales

Cómo se articuló el operativo secreto de Alberto Fernández para refugiar a Evo Morales

Un funcionario de la Cancillería señaló que el operativo se montó después de que Mauricio Macri se fuera del poder para evitar cualquier injerencia del ex canciller Jorge Faurie

jueves 12 de diciembre de 2019 - 3:28 pm

Evo Morales no se hizo desear: apenas Alberto Fernández asumió como presidente de Argentina, el ex presidente de Boliva se contactó con el nuevo mandatario argentino para felicitarlo por su nuevo cargo y pedirle si podía empezar los trámites para refugiarse en el país.

Fernández le pidió entonces a su canciller, Felipe Solá, que acelere los trámites jurídicos para darle refugio a Morales: “Evo quería estar tranquilo en términos legales y venir a la Argentina en calidad de refugiado y no de asilado”, explicó a Infobae uno de los funcionarios de la Cancillería que estuvo a cargo del operativo.

Todo se llevó delante en forma secreta. Apenas Solá recibió la carta del propio Morales pidiendo su refugio político, el Canciller puso en marcha todo el andamiaje legal del Palacio San Martín para avalar vía la Comisión Nacional de Refugiados la figura legal que le permitió a Morales ingresar a la Argentina bajo un estatus jurídico más elevado que el de asilo político. Estos trámites pueden demorar meses, pero aquí se hizo en forma inmediata.

La ex ministra de Salud de Morales, Gabriela Montaña, y el ex vicepresidente Alvaro Lineras, fueron otros actores clave en todo el tramiterío legal. Ayudaron a la Cancillería argentina a facilitar la documentación necesaria y junto a ella se les otorgó también el visado de refugiado a otros cuatro ex funcionarios de Evo Morales que ya habían ingresado hace 20 días vía terrestres a la Argentina.

Una vez que tuvo todas las confirmaciones legales, y que Felipe Solá le avisó que estaba en condiciones de venir al país, Morales se trasladó de Cuba a México y de allí viajó anteayer acompañado por dos diplomáticos de México enviados por el presidente Andrés Manuel López Obrador para asegurarse de que todos los papeles de calidad de refugiado del ex presidente de Bolivia estuvieran en orden.

Evo Morales tiene previsto descansar unos días y estar junto a sus dos hijos, Evaliz y Alvaro Morales. Se alojará en el departamento que estos tienen en Buenos Aires y, por pedido del Gobierno, el líder del MAS tendrá custodia permanente de la Policía Federal para moverse.

COMENTARIOS