Economía

“Este no es el momento para levantar el cepo”: qué dijo Guzmán sobre el límite de 200 USD, la inflación y el FMI

“Fue una apuesta irresponsable lo que pasó. Acá venimos a hacer las cosas de forma responsable y sin creer en dogmas", aseguró el flamante ministro

miércoles 11 de diciembre de 2019 - 10:58 pm

El nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán, dio este miércoles por la tarde su primera conferencia de prensa, donde habló sobre la situación del dólar (y el cepo), la inflación, las leyes que enviará el gobierno de Alberto Fernández al Congreso y la relación con el FMI.

“Vinimos a resolver una crisis social y económica muy profunda”, dijo al comienzo el ministro, para luego presentar datos de pobreza, indigencia, desempleo y actividad. Señaló que el modelo de Macri fue una “apuesta irresponsable” y dijo, con cierta mesura en el trazado de objetivos, que busca un plan sustentable “para frenar la caída y tranquilizar a los mercados”.

En una microcine del Palacio de Hacienda, afirmó que no habrá ajuste fiscal en 2020, pero que buscará instalar un sendero hacia el superávit con “deuda modificada”, dejando la puerta abierta a nuevos impuestos y a una futura renegociación de la deuda, algo que ya está en camino

Guzmán indicó que buscará frenar la caída de la caída del PBI, por lo que requerirán “aire” fiscal en un contexto de limitaciones. Sin embargo, aclaró que no habrá emisión monetaria descontrolada, porque “sería desestabilizante” en el marco de su programa integral. Dijo además que habrá un plan “antiinflacionario” y negó, por ahora, cambios en las actuales restricciones cambiarias instaladas por la última gestión económica de Mauricio Macri.

El ministro anunció que presentará al Congreso un proyecto de ley de Solidaridad y Reactivación Productiva, que incluirá las mejoras prometidas por Fernández a los ingresos más bajos y algún cambio en jubilaciones.

“Lo que se ha hecho con las jubilaciones es inaceptable y grave”, dijo. “En el único año que el país creció se decidió cambiar la ley para no compartir el crecimiento”, denunció y adelantó que un cambio previsional estará incluido en las negociaciones que se abren en el Congreso.

Por otro lado, Guzmán presentó a su flamante equipo de trabajo: el secretario de Política Económica será Haroldo Montagu; secretario de Hacienda, Raúl Rigo; de Finanzas, Diego Bastourre; y de Política Tributaria, Roberto Arias, Además estarán la directora de la Unidad de Relaciones Internacionales, Maia Colodenco; y será propuesto por la Argentina como director del Cono Sur ante el FMI Sergio Chodos.

Habló de “múltiples desequilibrios”, entre ellos, el fiscal, “por la carga de intereses de la deuda”. Indicó que, si hoy pagara la deuda en las actuales condiciones, “habría que hacer un brutal ajuste”. En ese camino, afirmó que buscará “ordenar los desequilibrios de manera consistente”.

“Hay un problema de default”, dijo, pero se corrigió: “Virtual default”. Estimó que “hay que converger al equilibrio fiscal”, pero dijo que eso no se puede hacer de golpe. “En 2020 no se puede hacer más ajuste”, adelantó. En ese sentido ratificó que se requiere “mas aire” pero que no hay “recursos extraordinarios”, porque se perdió el crédito. “Más emisión monetaria sería desestabilizante”, aclaró. Aunque no lo precisó si se abrió allí la posibilidad de más ingresos (impuestos) o de sólo una renegociación de la deuda. “Para poder pagar hay que tener capacidad de pago, y para eso la economía se tiene que recuperar”, dijo y señaló que buscarán una relación “constructiva” con el FMI, con el que ya están en negociaciones.

“Debemos detener la contracción pero no contamos con recursos para hacer una expansión fiscal fuerte”, afirmó para bajarle el precio a las demandas sociales actuales. Habló también de un plan de “desinflación” y reconoció, como nunca lo hizo el kirchnerismo, que “la inflación es mala”. En ese sentido, también fue mesurado. Dijo que la baja de inflación debe ser compatible con la mejora de otros desequilibrios. En lo fiscal e inflacionario se mostró gradual.

“El FMI va a ser parte de esto”, dijo Guzmán, que reconoció no sólo conversaciones sino reconocimientos por parte del organismo. “Hay un reconocimiento del fracaso y de la situación económica”, señaló. “Este es un proyecto diseñado por nosotros”, ratificó, como lo hizo en su momento el equipo de Nicolás Dujovne, a la hora de legitimar la adecuación del actual programa Stand-By (SBA). A diferencia de Fernández dijo que lo que resta llegar de los desembolsos del Fondo serían bienvenidos si el programa finalmente se adapta y se modifica su uso hacia “inversiones públicas que generen capacidad productiva”, lo que no sería un SBA.

Negó, como lo había hecho esta mañana el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que se venga un desdoblamiento cambiario. “En extrema ansiedad, el Gobierno pasado instaló un cepo. Para sacarse eso de encima la situación se tiene que tranquilizar”, indicó y ratificó que, por ahora, no cambiarán las restricciones cambiarias actuales, pese a que se irá “evaluando” el régimen a futuro “en la medida de las medidas que vayamos tomando”.

COMENTARIOS