Belleza

Cuatro formas de cuidar tu pelo en el verano

Cómo protegerlo desde la alimentación, hábitos y productos

sábado 21 de diciembre de 2019 - 7:07 am

Las agresiones externas a las que se somete el cabello en los meses de verano pueden deteriorarlo, haciendo que luzca sin vida, más seco, débil, quebradizo y apagado, hasta el punto de que se caiga, ya que el cuero cabelludo también sufre.

Para protegerlo, tomá nota de estos consejos:

Mantené tu pelo bien hidratado

La larga exposición al sol, el cloro de las piscinas y la sal del mar lo dejan seco y sin vitalidad. Se recomienda hidratarlo en esta época del año con productos que mejoren la estructura del cabello y que le devuelvan el brillo. El colágeno es un ingrediente que fortalece el cabello, ayudándolo a crecer.

Dejalo suelto y usá gorras

Este tipo de complementos evita que el pelo esté expuesto de forma directa a la radiación ultravioleta del sol. Sin embargo, no deben usarse en exceso, ya que estos accesorios sofocan el cuero cabelludo, que también necesita respirar.

En cuanto a los recogidos, en el verano son muy cómodos, pero no es lo más adecuado para el cabello, y menos, si este está húmedo. La tensión continuada sobre el cabello, ya sea por las gomas o por cepillos demasiado agresivos, puede ser también causa de caída: la llamada alopecia por tracción.

Protegerlo antes y después de un buen chapuzón

Se recomienda pasar el pelo por agua antes de entrar en la pileta, con el objetivo de que absorba menos agua y, por tanto, que quede menos expuesto a sus sustancias, como el cloro o desinfectantes que perjudican la queratina del cabello.

Del mismo modo, tras un día intenso de playa o piscina debés lavarte el pelo con agua tibia o fría, ya que después de haber estado todo el día al sol, si mojás tu melena en agua caliente, hacés que este se deshidrate y dañe las proteínas capilares.

Una buena alimentación clave

Alimentos como las sardinas, la caballa, las nueces y el salmón, ricos en ácidos grasos omega 3 y omega 6, promueven la textura del cabello. Los cítricos ricos en vitamina C mejoran la circulación del cuero cabelludo. Frutas como el durazno o damasco, que poseen nutritivos carotenos, son cruciales para la prevención de la caspa y la caída. Y tomar mucha agua, crucial para hidratar la estructura interna del cabello.

También debés utilizar protectores solares y contra el cloro. Al igual que las cremas, estos protectores ofrecen una protección capilar completa, hidratando y reparando las fibras del cabello. De este modo, se crea una película que protege del sol, la deshidratación y la pérdida de color que puede causar el cloro.

Fuente: The Luxonimist

COMENTARIOS