Sociedad General

Día nacional del mate: por qué se celebra y cómo hay que cebarlo

El 30 de noviembre se conmemora a la infusión para promover su producción y celebrar a quien fomentó la comercialización de la yerba mate

sábado 30 de noviembre de 2019 - 1:38 pm

Según se estableció en enero de 2015 por el Congreso mediante la ley 27.117, todos los 30 de noviembre se celebra en Argentina el Día Nacional del Mate en conmemoración “del nacimiento de Andrés Guasurarí y Artigas, a fin de promover el reconocimiento permanente de nuestras costumbres”.

Andresito Guasurarí (1778-1821) nació un 30 de noviembre, fue gobernador de la provincia de Misiones de 1815 a 1819 y fomentó la producción del mate, y dio gran impulso a la comercialización de la yerba mate. Según datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate, en lo que va de 2019 ingresaron 792.139.194 kilogramos de hoja verde -materia prima de esta tradicional bebida- a los establecimientos de secansa de la región productora (Misiones y Corrientes).

En el 90% de los hogares argentinos la yerba se encuentra presente, pero las formas de cebarlo y tomarlo son variadas en cada caso. Valeria Trapaga, sommelier especialista en cata de yerba mate, contó a Infobae que, por ejemplo, la bombilla no se debe mover, ni durante la preparación y mucho menos en la cebada si lo que se quiere hacer es tomar un rico mate.

La especialista también advirtió que “Lo que no tenemos que hacer es agregarle azúcar, café, edulcorante. Porque de esa manera tapamos los verdaderos sabores de la yerba mate“.

Trapaga recomendó los pasos para llegar un un buen mate: “primero mezclar la yerba dentro del recipiente o el paquete donde se haya guardado esa yerba. En general tendemos a mezclar la yerba mate dentro del recipiente mate en el momento de la preparación. Recomiendo hacerlo antes en el paquete. O en el frasco. Ahí es donde todos los componentes de la molienda se van a mezclar verdaderamente. Después, cuando se vuelque la yerba mate en el recipiente, la misma no tiene que ser más de tres cuarta parte de su capacidad”.

Para continuar con el preparado, la sommelier indicó “dejarlo en forma oblicua, recostada, sobre una de las paredes del mate a la yerba mate. En la parte más baja, un chorrito de agua. No fría, porque si el agua es fría, el componente más fino no se infusiona. Y si no se infusiona, ese componente puede llegar a entrar a la bombilla y taparla”.

Otro dato clave que no debe ser pasado por alto es la distancia entre el agua del cebado y el mate, según la experta es: “Nunca cebar cerca del mate, siempre con algo de distancia. Para que en ese recorrido, el agua, recoja más oxígeno y pueda generar burbuja”.

COMENTARIOS