Salud

Por qué se producen los calambres en las piernas y cómo evitarlos

Los motivos por los que pueden afectarte

domingo 1 de diciembre de 2019 - 7:01 am

Los calambres son contracciones musculares involuntarias y repentinas que producen dolor.  Normalmente son pasajeros y benignos. Sin embargo, pueden llegar a provocar que el músculo afectado no se pueda movilizar durante un lapso de tiempo.

Aunque la mayoría desaparecen por sí solos, en ocasiones, pueden ser síntoma de que algo no funciona bien en el organismo. En las piernas son los más frecuentes. Suelen aparecer por la noche, provocando que quien lo sufre se despierte repentinamente a causa del dolor. A pesar de que sus causas son muy variadas, se sabe que su incidencia aumenta con la edad y que tienden a afectar más a las mujeres.

Los calambres en las piernas pueden tener causas muy variadas. De hecho, los científicos aún siguen tratando de investigar cuál es el mecanismo exacto por el que se producen y qué situaciones los desencadenan.

Se conocen una serie de situaciones que se relacionan notablemente. En primer lugar, apuntan a que suelen aparecer en momentos de cansancio y fatiga muscular tras el ejercicio.

Otro motivo muy común es permanecer mucho rato tumbados o presionando los músculos de las piernas en algunas posturas. Esto explica muchos de los casos que aparecen de madrugada.

Los calambres tienen relación con la actividad de las neuronas motoras, que son las encargadas de estimular el movimiento muscular. Así, se entiende en parte por qué aparecen en un gran número de enfermedades neurológicas, como la enfermedad de Parkinson.

Del mismo modo, se sabe que ciertos fármacos también los aumentan. De hecho, es un efecto secundario importante de los tratamientos contra el cáncer.

La causa más frecuente y, a la vez, la más fácil de solucionar es la deshidratación o la alteración de las concentraciones de ciertos iones en nuestra sangre. Ambas situaciones suelen ir unidas.

Las personas que están sometidas a hemodiálisis los pueden sufrir ya que tiene relación con ese desequilibrio de iones en sangre. Por ejemplo, con el caso del potasio.

Además, parece ser que las enfermedades del sistema vascular, como la obstrucción de las arterias coronarias o de ciertos vasos de las piernas, también se relacionan.

Dependiendo de su causa, pueden ser evitados o aliviados. Suelen durar en torno a 9 minutos y, además, suelen repetirse en la misma hora o durante la misma noche. Por ello, cuando son muy frecuentes, las personas que lo sufren acaban padeciendo insomnio.

La primera medida para intentar evitarlos es moverse con frecuencia e intentar no permanecer mucho tiempo en la misma postura. También hacer ejercicios de estiramiento durante el día o justo antes de irse a dormir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que lo ideal es permanecer en un entorno cálido. Una vez que aparecen, intentar relajar la zona con un pequeño masaje sobre el músculo que se afecte.

No existe ningún tratamiento médico para evitarlos. Algunos recomiendan ciertos suplementos vitamínicos o de magnesio y sodio. No obstante, no está comprobado que sean eficaces. Lo ideal es que, si aparecen de manera repetida, consultar con un médico para descartar que se asocien a alguna patología.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS