Salud

Once señales de autismo a la que estar atentos

A qué síntomas los padres deben prestarle atención

viernes 29 de noviembre de 2019 - 7:01 am

El Trastorno de Espectro Autista (TEA) suele aparecer en los primeros años de vida, y diagnosticarlo en etapas tempranas puede ser crucial para el desarrollo del niño a largo plazo.

Es importante recalcar que el hecho de que un niño presente los síntomas detallados a continuación no significa que necesariamente tenga el trastorno.

Sin embargo, cuanto más se presenten estos comportamientos, más atención hay que ponerles y acudir con un especialista que determine si tiene o no autismo.

#1 Aplaudir

La mayoría hace esto durante los primeros años de vida. Hasta los tres, aplaudir repetidamente es normal. Pero los pequeños con autismo continúan con este comportamiento después de esta etapa.

Esta es una forma de autoestimulación, un tipo de hábito que realizan cuando hay demasiada estimulación en el ambiente, a la cual ellos tienen una mayor sensibilidad. Por consecuencia, tienden a concentrarse en una única sensación.

Existen más de estos comportamientos e incluyen estímulos visuales, táctiles, sonoros, de movimiento, entre otros.

#2 Golpearse la cabeza

Como parte de la autoestimulación, pueden desarrollar otro comportamiento repetitivo: golpearse la cabeza contra superficies.

Para evitar esta conducta, es útil distraerlo con algún otro estímulo. La mayoría de las veces es necesario impedir que continúe esta situación de manera inmediata. No importa qué tanto protesten, debe hacerse porque pueden llegar a lastimarse.

#3 Berrinches sin razón

Suelen hacer berrinche en la calle no por capricho, sino por la sobrecarga de estímulos que tienden a experimentar en lugares públicos.

Y si no paran de llorar o gritar aún cuando se les da lo que desean, es una señal a la que deben estar atentos.

#4 Falta de respuesta

Cuando no contestan, los padres suelen creer que se debe a que tiene problemas de audición. Pero en los infantes con autismo, la falta de respuesta tiene que ver más con que son distraídos o retraídos.

Son muy sensibles a los ruidos y perciben los estímulos sonoros con mayor intensidad que el común de las personas. Por ello, les es más difícil filtrar los sonidos para poder diferenciarlos.

#5 Agresividad extrema

Es normal que los niños lleguen a pelearse con otros pequeños o con sus padres de manera un tanto violenta, en ciertos momentos. Con el autismo acostumbran a hacer lo mismo, pero aparentan que lo están disfrutando.

Pueden atacar o comportarse agresivamente por las siguientes razones:

– No entienden lo que sucede a su alrededor (las señales no verbales de los otros).

– No pueden comunicar sus deseos o necesidades.

– Están muy ansiosos o tensos.

– Tienen la necesidad de autoestimularse, debido a una sobrecarga sensorial.

– Buscan escapar de situaciones estresantes.

#6 Obsesión con los objetos

Todos los niños disfrutan jugando con líquidos, pero para aquellos que viven con autismo, el juego puede convertirse en una obsesión, pueden llegar a hacerlo hasta por horas, dependiendo del grado de su condición.

#7 Evita el contacto visual

Una de las señales más conocidas es ésta. Cada persona con TEA tiene diferentes motivos para evitarlo, pero parece ser un signo común en la mayoría. Generalmente permanece durante toda la vida, incluso en la edad adulta.

#8 Caminar en la punta de los pies

Es habitual que los pequeños intenten caminar así, a modo de juego. Pero se debe prestar atención de cuantas veces se repite esta acción, para diferenciar si es un comportamiento común o un síntoma de autismo.

#9 Falta de comunicación y lenguaje

Si usa pocas palabras a la edad de tres años en adelante, podría significar una señal. La falta de habla no siempre se presenta en todos los infantes con autismo, pero eso no quiere decir que sepan cómo comunicarse.

Muchas veces repiten constantemente la misma palabra o frase por un largo tiempo, no porque esté aprendiendo, sino como un acto obsesivo.

#10 Irritarse con los cambios pequeños

Pueden estresarse cuando algo en su rutina se modifica. Por más pequeño que sea el cambio, pueden enojarse y ponerse ansiosos.

#11 No responde a su nombre

Si no reacciona cuando se le dice su nombre, a los 12 meses de edad o después, puede significar la presencia de trastorno autista.

Fuente: Vix

COMENTARIOS