Judiciales

Dolores II: el mismo modus operandi, distintos protagonistas

La decisión del falso abogado de declarar como imputado colaborador abrirá una caja de Pandora en la que se descubrirán nuevos periodistas involucrados, agentes de inteligencia encubiertos y hasta magistrados judiciales cómplices

viernes 29 de noviembre de 2019 - 8:41 am

Falta menos de una semana para que el falso abogado Marcelo D’Alessio se presente en la Justicia de Dolores como arrepentido en la causa que investiga un entramado de extorsión que tenía como objetivo presionar a empresarios y exponerlos en los medios de comunicación con el fin último de extorsionarlos reclamándoles dinero a cambio de presunta impunidad.

El próximo 3 de diciembre, D’Alessio irá ante el fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi, a quien primero deberá convencer de que lo acepte como arrepentido en la causa. Luego, será el turno del juez Alejo Ramos Padilla de convalidar ese acuerdo, en caso de que el fiscal acepte el pedido de D’Alessio.

Fuentes judiciales aseguraron a Nexofin que D’Alessio está dispuesto a abrir una caja de Pandora, consciente de que el cambio político en el Ejecutivo Nacional le permitirá hablar sin presiones contra la cúpula saliente de la AFI, contra periodistas identificados con el macrismo y contra legisladoras de la Coalición Cívica.

Modus operandi extorsivo en los medios

Sin embargo, la voz de D’Alessio no será la única que se escuchará en los próximos meses. Según confirmó este medio, empresarios están contactando a abogados para preparar al menos dos denuncias contra reconocidos periodistas, a los que acusarían de extorsión.

“Va a ser un ‘Dolores II’, porque se vienen nombres fuertes del periodismo involucrados en las maniobras de extorsión”, adelantó uno de los letrados denunciantes. Y agregó: “Hay nuevos nombres de periodistas de Clarín, La Nación y otros independientes, pero que suelen publicar en medios importantes”.

Según esta fuente, los periodistas involucrados actuaban de una manera similar: nombraban a empresarios poderosos en sus medios de comunicación, y luego los contactaba un supuesto “embajador” de Comodoro Py, prometiendo sobreseimientos y silencio mediático a cambio de dinero.

“Hay casos de empresarios que ya hasta se ríen cuando escuchan ser nombrados todas las semanas en editorales políticos muy escuchados por el círculo rojo. Otros, en cambio, se asustan y acceden a estas extorsiones, cayendo en una red de mentiras y operaciones con muchos niveles de complicidad, tanto mediáticos como judiciales, que lo único que busca es recaudar”, explicó un abogado que fue contactado por uno de estos empresarios extorsionados.

El caso “Dolores II” avanzará a mayor velocidad que el caso D’Alessio, que se vio obstaculizado por las presiones que bajaron desde el Ejecutivo y Comodoro Py. Desde este último edificio, sin éxito, lucharon hasta último momento para quedarse con la causa, que finalmente quedó en manos de Ramos Padilla.

“El cambio de signo político ayudará a avanzar con la investigación de diversos periodistas que jugaron un rol extorsivo estos últimos años”, agregó uno de los letrados.

COMENTARIOS