Policiales

Cómo será la ejecución de Víctor Hugo Saldaño en los Estados Unidos

Es probable que se concrete recién el año próximo, pero ya está definido el procedimiento. Los últimos deseos y quiénes pueden estar presentes en el momento de la inyección letal

martes 26 de noviembre de 2019 - 7:45 am

El argentino Victor Saldaño está preso en el corredor de la muerte haca casi veinte años. Texas, es el estado con más condenas de pena de muerte en todo los Estados Unidos.

En 1995, el cordobés mató a un comerciante estadounidense y ahora, perdió su última apelación ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. Su ejecución sería inminente y será concretada el año que viene.

Para comenzar a activar el proceso de ejecución, el juez debe fijar una fecha. En el único período que no se hacen penas es durante el día de Acción de Gracias (el 28 de noviembre) y Navidad. Además, hay cinco personas que ya están con fecha fija.

Según la página del Departamento de Justicia criminal de Texas, la última programada es para el 29 de abril del 2020, para un hombre que robó y mató en 1993. Recién después le tocaría a Saldaño.

Según el procedimiento habitual, una semana antes de la fecha señalada, el condenado debe ser trasladado desde su unidad penitenciaria a otro complejo ubicado en Hunsville, donde se ejecutan las penas capitales del estado.

En ese lugar, los condenados tienen derecho a cumplir sus últimas voluntades. Algunos llaman por teléfono a sus familiares y hablan durante horas sin restricciones. Mientras que otros, piden comida especial como carne o pescados.

El procedimiento final suele suceder por la mañana. El recluso llega a una habitación pequeña de unos 5×3 metros, pintada de verde, donde hay una camilla con cinturones para aferrar al condenado. Antes de comenzar se le pregunta al prisionero si quiere pronunciar unas últimas palabras.

Luego se le aplica una primera inyección en el brazo, con un medicamento para dormirlo, y finalmente la solución letal. Si bien no se sabe el nombre de las drogas que se le suministran, creen que la sedación es a través de pentobarbital.

La escena es observada detrás del vidrio por un grupo de personas invitadas. El condenado también puede verlas a través de la ventana en ese momento final.

El tiene derecho a pedir la asistencia de, como máximo, cinco personas, que generalmente son familiares, amigos, abogados o religiosos. Una vez terminado el proceso, los familiares pueden pedir llevarse el cuerpo o puede ser sepultado en el cementerio del penal.

COMENTARIOS