Acuerdo con el FMI

Cardarelli abandona la misión del FMI y asume un venezolano ligado al kirchnerismo

El Fondo Monetario Internacional designó a Luis Cubeddu, de 53 años, como el nuevo representante del país ante al organismo financiero

lunes 25 de noviembre de 2019 - 4:38 pm

El FMI se acopla al cambio de viento que se aproxima luego que asuma Alberto Fernández el 10 de diciembre y ya hizo su primera jugada. Es que Roberto Cardarelli, quien fue Jefe de la Misión del organismo financiero para nuestro país dejará de serlo y, en su lugar, estará Luis Cubeddu, un funcionario que ya trabajó en Buenos Aires, en la primera etapa del gobierno de Néstor Kirchner.

Según anticiparon a Clarín fuentes al tanto de la decisión argentina en Washington, “en línea con la rutina de rotación del staff senior del Fondo, la gerencia del FMI nombró un nuevo jefe de misión para Argentina” en lugar de Cardarelli, quien ha liderado desde 2014 el equipo que sigue el caso argentino, con viajes periódicos a Buenos Aires para revisar los números de la economía.

El reemplazante de Cardarelli es Luis Cubeddu, que hasta hoy se desempeñaba como Director asistente del departamento de Investigaciones del organismo. Doctorado en la Universidad de Pennsylvania, de 53 años, Cubeddu fue representante del Fondo en la Argentina desde 2002 al 2004, en la primera etapa del gobierno del presidente Kirchner. Es el cargo que actualmente ocupa Trevor Alleyne en Buenos Aires.

Trabaja en el Fondo desde hace 23 años y tiene experiencia en el análisis de economías emergentes y también ha participado en la elaboración y revisión de programas del organismo en países como Argentina, Grecia, Indonesia, México y Ucrania.

Cubeddu, venezolano de nacimiento, tiene también contacto fluido con nuestro país ya que está casado con una argentina. Antes de sumarse a las filas del Fondo hace más de dos décadas, había sido profesor en la Universidad Pompeu Fabbra de Barcelona. Conoce bien a Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental, quien es el que supervisa toda la relación con la Argentina.

Así, el Fondo se prepara para la nueva y delicada etapa que viene: la renegociación del préstamo stand by por 57.000 millones de dólares, el mayor de la historia del organismo, que está congelado desde las turbulencias financieras que siguieron tras las PASO.

Es posible que Cubeddu, que ya tuvo contactos con el kirchnerismo en su nueva etapa, tenga más sintonía con el presidente electo Alberto Fernández, que ya ha dicho que renegociará la deuda con el organismo, sin que los argentinos sufran más ajustes presupuestarios. El Fondo, según han manifestados varias veces, espera que Alberto F. presente su programa económico completo antes de empezar a negociar.

Cardarelli estuvo al frente de la misión desde septiembre de 2014, y fue quien viajaba habitualmente a Buenos Aires con un equipo para revisar los números finos de la economía. Todos los países tienen misiones que viajan. Pero en el caso argentino se sumó el seguimiento del préstamo y el cumplimiento o no de lo pactado. La misión escribe un informe que luego es analizado por el board, que es el que decide si se aprueba un nuevo desembolso o no.

El de jefe de misión es un cargo que dura habitualmente unos 3 años. La salida de Cardarelli es considerada de rutina. “Es un cambio que se consideraba hace tiempo, había que encontrar un momento oportuno”, dijeron las fuentes. Señalan que cuando venció el mandato estaba la cumbre del G20 en Buenos Aires y más tarde sobrevinieron las turbulencias financieras que hicieron inconveniente su salida. El italiano seguirá trabajando en el Fondo y contribuirá a una “transición ordenada” en la misión.

Una serie de rumores ya había anticipado la salida de Cardarelli y también la de Alejandro Werner, ligado al “fracaso” del programa del Fondo con la Argentina. También se dice que algunos países miembros habrían reportado su malestar por haber prestado tanto dinero a nuestro país sin los reparos necesarios para la devolución de la deuda. Werner, aseguraron las fuentes, permanece firme en su cargo, “comprometido en su tarea y enfocado en su trabajo”.

Con información de Clarín

COMENTARIOS