Iglesia

Condenaron por 42 y 45 años a los curas pedófilos del Instituto Próvolo

En un fallo histórico, sentenciaron a los curas acusados de abuso sexual en el Instituto Antonio Próvolo. El cura Horacio Corbacho fue condenado a 45 años de prisión y el sacerdote Nicola Corradi recibió una pena de 42 años de cárcel, mientras que el ex jardinero recibió una pena de 18 años

lunes 25 de noviembre de 2019 - 1:11 pm

Este lunes, la Justicia de Mendoza falló en el juicio por abusos sexuales en el Instituto Antonio Próvolo para niños hipoacúsicos. Tanto los curas acusados como el jardinero recibieron condenas de hasta 45 años de prisión, luego de haber estado 3 años en prisión preventiva.La causa se remonta a los hechos denunciados en 2016, tras más de 11 años de abusos sexuales y corrupción de menores sordomudos de entre 7 y 17 años de edad, que sucedieron entre 2005 y 2016.

El Tribunal Penal Colegiado Nº2 de Mendoza integrado por los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli leyó este mediodía el veredicto para los curas Nicola Bruno Corradi y Horacio Hugo Corbacho Blanc y el jardinero Armando Ramón Gómez.

Corradi, el principal acusado, recibió 42 años de cárcel por hechosen grado de autoría y coautoría o partícipe necesariocon figuras como promoción de la corrupción de menores.

Corbachofue condenado a 45 años de prisión e inavilitación absoluta por los hechos de abuso sexual y corrupción de menores.

El jardinero Gómez, que es sordo, y para quien el fiscal Alejandro Iturbide tuvo en cuenta atenuantes como que se trata de una persona analfabeta, de poca instrucción y claramente influenciable, recibió una pena de 18 años.

La lectura del veredicto, al ser un caso con delitos de instancia privada, fue realizada a puertas cerradas aunque el Servicio de Información Judicial de Mendoza lo transmitió por Youtube. El Tribunal mantuvo en reserva los nombres de las víctimas al relatar cada uno de los hechos.

El juicio se había iniciado el 4 de agosto último, a puertas cerradas a la prensa y con traducción simultánea en lenguaje de señas ante la presencia de las víctimas y sus familiares.

COMENTARIOS