Elecciones en Bolivia

Áñez llamó a elecciones en Bolivia, con Evo Morales y a su vicepresidente proscriptos

La norma determina que se debe nombrar de forma más rápida a un nuevo órgano electoral, que debe convocar a elecciones en un máximo de dos días, con un nuevo padrón electoral y con las candidaturas que deseen presentarse

domingo 24 de noviembre de 2019 - 6:19 pm

Jeanine Áñez, promulgó este domingo la “Ley de Régimen excepcional y transitorio para la realización de Elecciones Generales” en Bolivia, que anula los comicios del pasado 20 de octubre y busca acelerar la convocatoria a las urnas, aunque aún no se estableció una fecha para la nueva votación.

El Movimiento al Socialismo (MAS) finalmente estará habilitado para participar de las elecciones, aunque la reglamentación proscribe al exmandatario Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera: “Quiero agradecer a nuestros parlamentarios por haber entendido y escuchado las demandas del pueblo boliviano”, expresó Áñez en un video, publicado en su cuenta de la red social Twitter.

Tras seis horas de debate, la ley se aprobó este sábado por la noche con el consenso de los legisladores del MAS, con mayoría de dos tercios en la Asamblea Legislativa, y los partidos opositores Unidad Demócrata y el Partido Demócrata Cristiano.

“No habiendo mayores consideraciones queda sancionada la presente ley, remítase al Órgano Ejecutivo para fines constitucionales”, dijo Sergio Choque, presidente de la Cámara de Diputados, mientras que destacó que el MAS “cumple sus compromisos”.

A su vez, el funcionario llamó a “apaciguar la crisis en el país para que no haya más conflictos sociales, ni más muertos ni heridos”.

Además, el Gobierno interino boliviano y más de una docena de líderes sociales y sindicales llegaron hoy a un principio de acuerdo para pacificar el país, con el repliegue de militares de lugares no estratégicos y la derogación de la ley que les había otorgado inmunidad para el uso de la fuerza. El arreglo sostiene los derechos y garantías de “líderes sociales, dirigentes sindicales, personas movilizadas, actores políticos, ciudadanos en general, autoridades electas, funcionarios designados y de libre nombramiento” y prohíbe “las acciones de hecho, como detenciones y aprehensiones arbitrarias, y cualquier medida que coaccione el libre ejercicio de derechos y libertades”.

COMENTARIOS