Bizarro

Un regalo: gastó 9.500 dólares en un vestido que “no existe” para su esposa

Con el cuidado del medio ambiente y la creatividad sin límites como lemas en su producción, la moda digital se impone entre las tendencias

sábado 23 de noviembre de 2019 - 1:34 pm

Richard Ma es un empresario de San Francisco, Estados Unidos, que ha decidido sorprender a su amada Mary Ren con un lujoso vestido cuyo valor es de 9.500 dólares, pero el hecho ha trascendido dado que la prenda en sí no existe físicamente.

View this post on Instagram

FROM HAUTE COUTURE TO THOUGHT COUTURE ? . Earlier this year we created the world’s first digital couture to be sold on the blockchain. The design was made-to-measure and fitted to our client. We used only the finest craftspeople, constructing the garment using bits and bytes. Our atelier utilised high resolution screens, not scissors and cutting tables. . As Richard, Mary’s husband and CEO at @quantstamp said: "We had to imagine what it would look like to wear the dress. There was a huge element of surprise that you wouldn't get with physical garments. It is like a green screen, you have to imagine what it will look like since the dress will be added in post production." . READ ABOUT IT ON OUR BLOG, LINK IN BIO

A post shared by The Fabricant (@the_fab_ric_ant) on

Se trata de un atiendo virtual, que corresponde a la corriente novedosa de “moda digital” donde ya no corren las telas, tejidos ni las texturas para lograr vestir adecuadamente. “Definitivamente es muy costoso, pero también es como una inversión”, se justificó Richard en una entrevista para la cadena BBC.

The Fabricant es la casa de moda digital que diseñó esta prenda y trabajó renderizando este vestido específicamente para Mary. La marca se autoproclama como líder en “la industria de la moda hacia un nuevo sector de ropa exclusivamente digital” cuyos beneficios son nunca consumir recursos naturales para su confección ni llevar ninguna especie animal a la extinción.

La novedad de moda digital supera las “limitaciones físicas” y permite agrandar el horizonte a la hora de crear imágenes que serían imposibles de registrar en el mundo real.

COMENTARIOS