Salud

Qué tener en cuenta para viajar si sos diabético

Si bien esta enfermedad de ningún modo es un impedimento, hay que tomar ciertos recaudos

viernes 22 de noviembre de 2019 - 7:02 am

Viajar con diabetes no tiene por qué generar limitaciones. Simplemente, es necesario tomar unas cuantas medidas sencillas de prevención.

Hay dos factores fundamentales que se deben tomar en cuenta . El primero es garantizar el acceso a los medicamentos y a la atención médica, si se llega a requerir. El segundo es impedir, a toda costa, sufrir lesiones o carencias alimentarias durante la travesía.

Adicionalmente, es necesario contar con cierta estabilidad en la condición de salud. No es bueno emprender un trayecto con fuertes dudas acerca de cómo se comportará el organismo. Por eso, siempre es aconsejable contar con la opinión médica y aplicar los siguientes consejos.

Consulta previa al viaje

Implica varias exigencias. Una de ellas es la necesidad de transportar una serie de medicamentos, así como tener a mano tu historial médico. Consultá con tu médico para que expida un informe en el que especifique el tipo de diabetes que tenés y el tratamiento que adelantás.

Ese documento será muy útil para transportar las medicinas sin problemas y para que, en caso de que necesites acudir a una consulta, un nuevo médico sepa cómo proceder. Lo más aconsejable es traducir dicho informe al inglés. Así mismo, tu médico puede darte las recomendaciones del caso, según el destino al que vayas.

Opciones sanitarias en el lugar de destino

Es importante averiguar cómo funciona el sistema sanitario en el lugar al que te dirijas. Esto incluye identificar los centros de salud que pueden atenderte, en caso de que lo necesites, y los mecanismos de acceso a los medicamentos.

Normalmente, no hay problema cuando se trata de un viaje nacional, pero las cosas pueden complicarse si vas a otro país. En este último caso, debés adquirir un seguro de viaje que cubra cualquier eventualidad.

Los medicamentos a mano

Los de uso cotidiano deben ir en tu valija de mano, así como los medidores y todos los implementos que puedas necesitar, como jeringas o plumas de insulina, etc. Si vas en avión, no conviene enviar esos elementos en la valija facturada, ya que pueden estropearse durante el trayecto.

También es conveniente llevar algunos alimentos en la de mano. Productos como galletas, barras de cereal o frutas son ideales. Si viajás en barco, lo ideal es que tu médico te recete algún medicamento contra el mareo. Si vas en un automotor, cuidá la temperatura a la que están las medicinas y llevá una ración extra de alimentos.

La alimentación

En caso de que vayas a un lugar lejano, es conveniente tener máxima precaución con los alimentos que vayas a consumir. A veces, los etiquetados de los envasados no son suficientemente específicos y podés terminar ingiriendo algo que afecte tu salud.

Así mismo, es importante asegurarte de qué contiene cualquier plato que vayas a comer, especialmente si es nuevo para vos.

Las prendas y el calzado

Lo más adecuado es llevar prendas holgadas y lo más cómodas posible, especialmente durante el trayecto en transporte. Las prendas ajustadas no son buena idea. Un aspecto muy importante es el calzado: debe ser muy cómodo, de buena calidad y con excelente transpiración.

Nunca debés caminar descalzo, especialmente si padecés pérdida de sensibilidad en los pies. Es bueno revisar los zapatos antes de ponértelos. No es adecuado utilizar unos de suela muy lisa o abiertos. Mejor si son de piel suave, sin costuras interiores y forrados.

Los mosquitos y el clima

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el de extremar los cuidados para no ser picado por mosquitos o insectos similares. Algunos pueden transmitir enfermedades graves, que pueden complicar mucho el cuadro diabético.

Si el sitio de destino está a gran altitud, es importante tomar precauciones para evitar el mal de altura. Así mismo, hay que tener en cuenta que las bajas temperaturas dificultan la absorción de la insulina. Así que es mejor evitar el frío o consultar al médico si vas a un sitio con poco calor.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS