Renuncia de Evo Morales

La contundente respuesta de Rusia por la renuncia de Evo Morales

El Kremlin pidió una “salida constitucional” y acusó a la oposición de orquestar una ola de violencia para forzar la salida del líder boliviano

martes 12 de noviembre de 2019 - 8:30 am

Rusia llamó a una “salida constitucional” en Bolivia tras la renuncia del presidente Evo Morales, forzada por la violencia desatada por la oposición y que, según el Kremlin, sigue “las pautas de un golpe de Estado orquestado”.

“Acogemos con alarma la dramática evolución de acontecimientos en Bolivia, donde una oleada de violencia desatada por la oposición impidió agotar el mandato presidencial de Evo Morales”, expresó el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.

El gobierno de Vladimir Putin consideró “profundamente preocupante que el desarrollo de los acontecimientos, siguiendo las pautas de un golpe de Estado orquestado, malograse la disposición del gobierno de buscar soluciones constructivas y dialogadas a lo largo de esta crisis política interna”.

Moscú instó “a todas las fuerzas políticas de Bolivia para que actúen de forma responsable y sensata, busquen una salida constitucional para recuperar la paz y la tranquilidad”, según informó la agencia de noticias Europa Press.

Igualmente, llamó a restablecer “la gobernanza en las instituciones del Estado y garantizar los derechos de todos los ciudadanos y el desarrollo económico y social del país, con el que nos une una relación de amistad, interacción constructiva y cooperación mutuamente ventajosa”.

Las reacciones a lo largo del mundo se inclinaron por hablar de golpe de Estado. Con alguna excepción: el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en cambio, se mostró muy contento. No sólo expresó satisfacción por la renuncia de Morales, sino que lo calificó vía Twitter como un “gran día”:

Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial chileno y fundador del Grupo de Puebla, dijo que “lo que ocurre en Bolivia es un golpe de Estado, es una barbarie”. Y resaltó el rol de Evo Morales:

“El Grupo de Lima es también un insulto a la inteligencia, ninguno denunció el golpe de Estado. Les importa un carajo la democracia”, agregó el chileno.

El gobierno de Uruguay también calificó de “Golpe de Estado” la salida de Evo Morales de Bolivia. Uruguay expresó así su consternación por “el quiebre del Estado de Derecho. A través de un comunicado, la cancillería uruguaya asegura que el quiebre institucional y la renuncia de Evo sumieron al país “en el caos y la violencia”.

El gobierno español se sumó a las críticas, ​a través de un comunicado, sobre la intervención del ejército y de la policía “sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia a la presidencia” de Bolivia, cargo que abandonó el domingo tras tres semanas de protestas.

Julio María Sanguinetti, ex presidente uruguayo, fue en cambio crítico de Evo Morales. Habló de situación una de facto, pero “generada por el propio Gobierno”.

“Fue claramente una situación de facto, podemos llamarlo golpe de estado o no. Golpe de Estado también es manipular una elección. Entonces esto, en todo caso, sería un golpe de Estado del propio gobierno, dado por una sucesión de hechos”, sentenció.

Morales presentó su renuncia tras conocerse el informe preliminar de la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) de las elecciones del 20 de octubre, en la que se constataron irregularidades, y tras perder el apoyo tanto del Ejército como de la Policía. Bolivia se encuentra, así, inmersa en una enorme crisis política.

Con información de Télam, Ansa y EFE

COMENTARIOS