Conflicto en Chile

Piñera reconoció abusos policiales en el control de protestas en Chile

El presidente del país vecino dijo en una entrevista que esos “excesos” deberán ser investigados por la Justicia

sábado 9 de noviembre de 2019 - 6:30 pm

El presidente de Chile, Sebastián Piñera​, reconoció que hubo casos de abusos y excesos policiales durante las protestas en el país, y se mostró favorable a realizar cambios en la actual Constitución.

“Ha habido excesos, abusos, incumplimiento de las reglas del uso de la fuerza, mal criterio o delitos. Pero eso tiene que ser investigado por la Fiscalía y juzgado por los Tribunales de Justicia”, advirtió Piñera en una entrevista con el diario El Mercurio difundida este sábado.

Las protestas, que cumplen este sábado 22 días, han dejado 20 muertos, seis de ellos ciudadanos extranjeros, y del total de las muertes 5 ocurrieron presuntamente a manos de agentes del Estado.

Además, según los datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), un ente estatal pero independiente, se contabilizan 1.915 heridos, de los que más de la mitad son por disparos (de bala, perdigones, balines de goma o arma de fuego no identificada).

Sin embargo, cuando le preguntaron si se han registrado violaciones a los derechos humanos durante el transcurso de las protestas, Piñera prefirió apuntar a la “prudencia” y no emitir ninguna opinión al respecto.

Pero el presidente chileno sí fue tajante a la hora de defender la salida de los militares a las calles para hacerse cargo del orden público en los primeros días, cuando se decretaron los estados de emergencia y toques de queda en casi todas las regiones del país, por primera vez desde la vuelta a la democracia, en 1990.

Incluso agregó que si las circunstancias se repitiesen, volvería a hacerlo.

Sobre la posibilidad de modificar la Constitución, originada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y modificada varias veces a lo largo de la vuelta de la democracia, Piñera se mostró favorable a los cambios.

Una idea que, sin embargo, queda a medio camino de la demanda social que se exige en las calles: una nueva Carta Magna y no una actualización de la existente.

“Creo en los cambios a la Constitución, que son legítimos y los vamos a discutir; de hecho estamos preparando un proyecto de cambios a la Constitución para poder actualizar y tener nuestra propia propuesta”, dijo el mandatario a El Mercurio.

“No quiero comprometerme con plazos, pero tengo claro que hay un sentido de urgencia. Esto es para ahora”, agregó el presidente.

Pocos días después de que Piñera asumiera la presidencia el 11 de marzo del año pasado, su gobierno anunció que no permitiría avanzar un proyecto de ley que su predecesora, la socialista Michelle Bachelet ​(2014-2018), había enviado al Congreso para modificar la Constitución. El proyecto consagraba la inviolabilidad de los derechos humanos, el derecho a la salud y educación, y la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Pero luego de tres semanas de convulsión social, el presidente explicó en la entrevista que su propuesta debe ser “discutida” junto al proyecto de ley de Bachelet y con otras iniciativas que puedan surgir.

Entre los cambios que introduciría el proyecto se cuenta “definir mejor los derechos de las personas y establecer cómo se van a respetar”, precisar “las obligaciones del Estado”, y crear “mejores mecanismos de participación” ciudadana, precisó Piñera.

Desde el estallido social iniciado el 18 de octubre, en las manifestaciones han ido creciendo las voces que demandan una asamblea constituyente para cambiar la Carta Magna. Decenas de cabildos ciudadanos han discutido mecanismos para este fin.

La Constitución vigente desde la dictadura ha sufrido más de 200 modificaciones a más de 40 artículos, según explicó Piñera. El gobierno ha recordado que los cambios se deben discutir en el Congreso, única instancia válida para este fin.

“Esto hay que hacerlo en el marco de la Constitución, la democracia y el estado de derecho porque hay algunos que quieren saltarse ese marco”, manifestó el mandatario.

La ciudadanía hace tres semanas que sale a diario a manifestarse contra la desigualdad social que existe en Chile en masivas protestas en todo el país, pidiendo cambios en el modelo liberal de Chile en materias como pensiones, salud, educación, transporte, costos de los servicios básicos o los medicamentos.

Las protestas se iniciaron el pasado 18 de octubre en respuesta a la subida del precio de pasaje de metro, pero se convirtieron luego en un clamor popular contra el Gobierno y el desigual modelo económico del país.

Fuentes: AFP y DPA

COMENTARIOS