Fitness

Consejos para patinar sin lesionarse

Qué cuidados tener para evitar lastimarnos

sábado 9 de noviembre de 2019 - 7:01 am

El patinaje recreativo es una de las disciplinas deportivas al aire libre más populares. Tiene muchos beneficios para el cuerpo pero, debemos tener en cuenta ciertas cuestiones para evitar lesiones.

La mayoría son leves: contusiones y alguna herida superficial o rozaduras. Sin embargo, hay una cierta prevalencia de lesiones más graves, como fracturas y esguinces. Sobre todo esguinces y, aunque en menor medida, fracturas de cúbito y radio, ya que la muñeca es la primera parte del cuerpo que apoyamos cuando nos caemos.

En segundo término se situarían las lesiones de rodilla y de tibia y el peroné y, a bastante distancia, las de tobillo, que queda sujeto por la bota de patinaje. En el codo no se suelen producir muchas lesiones. Las de cabeza no son demasiado frecuentes, pero conviene tener especial cuidado con ellas porque las consecuencias pueden ser más graves.

Las caídas que dan lugar a esos daños se producen fundamentalmente por la pérdida de equilibrio y por las características del suelo. Para evitarlas conviene tener una buena técnica de patinaje. Estas son pautas para reducir las caídas:

– Antes de patinar por primera vez, es aconsejable recibir clases de iniciación con el fin de tener unas nociones básicas. Quienes tienen más riesgo de lesiones son los principiantes; las personas experimentadas tienen menos lesiones, pero de mayor gravedad.

– Usar todas las protecciones disponibles, incluido el casco.

–  Saber frenar y aprender a caerse.

– Adaptar el nivel de patinaje a las circunstancias, lo que se traduce en no patinar en zonas que superen tu nivel, no arriesgarse demasiado y tener cuidado con quién se patina.

Las protecciones que se recomiendan son las siguientes:

– Casco, que es un poco diferente respecto al de bici y cubre más la nuca porque las caídas más frecuentes en patinaje son hacia atrás.

– Muñequeras

– Coderas

– Rodilleras

Es importante que todas estas protecciones sean de la talla del patinador y estén diseñadas para que transpiren.

El patinaje sobre ruedas es muy similar a la modalidad en hielo. El patrón de movimiento es el mismo, pero en el segundo la cuchilla ofrece menos fricción que la rueda con el suelo, por lo que resbala más. Por eso, es preciso hacer ajustes en la técnica para no caerse.

Por otro lado, aunque los patrones de lesión son prácticamente los mismos en ambas modalidades, son más abundantes las lesiones en la cara y los dientes cuando se patina sobre hielo. Cuando nos caemos, tendemos a apoyar las manos de forma instintiva pero, como el hielo es resbaladizo, la cara acaba golpeándose con más frecuencia.

Con respecto a qué edad comenzar, pueden desde el momento en que empiezan andar y ya tienen cierta seguridad, con los típicos patines de juguete que tienen las ruedas más frenadas. En todo caso, una buena etapa es la que va entre los 6 y los 10 años.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS