Judiciales

“Yo soy inocente”, aseguró el expediatra del Garrahan y esquivó una pregunta incómoda

Ricardo Russo brindó una breve conferencia de prensa improvisada a pocas horas de que la Justicia dicte sentencia, en el caso que lo tiene acusado por producción, tenencia y distribución de pornografía infantil

miércoles 6 de noviembre de 2019 - 11:52 am

Ricardo Russo, el ex pediatra del Hospital Garrahan, habló con la prensa horas antes de que la Justicia dicte sentencia, aseguró ser “inocente” y explicó que las imágenes en su poder de niños desnudos son “idénticas” a las de “cualquier libro de pediatría o genética”.

Russo está acusado de producir y distribuir pornografía infantil, aprovechando su rol como pediatra. En su alegato, la fiscal a cargo de la investigación, Daniela Dupuy, pidió que el médico de 57 años, ex jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, sea inhabilitado en su profesión de por vida y que vuelva a la cárcel hasta que la sentencia quede firme ya que se encuentra con prisión domiciliaria. En su investigación, la fiscal pudo determinar que hubo 1.500 víctimas del médico que producía y distribuía pornografía infantil.

“Yo soy inocente, si estuvieron en la audiencia habrán escuchado el alegato de mi abogado y mi declaración. Es un disparate, una locura”, comenzó, en un breve cruce con periodistas que cubren el caso en los tribunales.

Además, deslizó ser víctima de una conspiración: “Han agrandado, magnificado, inventado, exagerado hechos porque a alguien le conviene… no se a quién”.

Consultado sobre cómo las fotografías de niños desnudos llegaron a su poder, respondió: “Vas a cualquier libro de pediatría o genética y vas a encontrar fotos idénticas, de pacientes sin ropa, a la que la fiscal llama pornografía”.

“Yo soy inocente, no digo que soy inocente. Soy inocente”, insistió.

Sobre sus palabras al juez que deberá dictar sentencia -al que le dijo en el recinto que “confiaba en él”-, el pediatra ahondó: “Me da mucha tranquilidad el juez. Por su manera de tratar las cosas”.

También fue consultado por los padres de los niños fotografiados que “presumen que es culpable del delito”. Al respecto, respondió: “Yo no escuché a nadie que haya presumido eso. Los pacientes me conocen, saben cómo trabajo, me lo han dicho. He recibido muchos llamados y mails de apoyo. Así que les digo que sigan confiando en el doctor que siempre los atendió como los ha atendido siempre”.

Al momento de tener que responder por las pruebas que presentó la fiscal en su contra tomadas de su celular y computadoras de su consultorio y domicilio, el acusado respondió con una evasiva: “Sí, son cuestiones técnicas que han visto los peritos, yo no quiero entrar en detalles porque son cuestiones complejas. Lo que ha ocurrido en mi consultorio tiene que ver con la medicina, siempre estuvieron los padres presentes y ellos saben que lo único que hice fue hacer medicina transparente”.

Una pregunta incómoda

Una pregunta de uno de los periodistas puso fin al breve intercambio de preguntas. Puntualmente, el diálogo terminó luego que uno de los cronistas preguntara por las fotos de niños desnudos en una playa, que tenía en su poder.

“Me siento mal, me siento con dolor de cabeza. Por favor, respeten este momento, yo voy a volver hablar con ustedes. Les pido disculpas, me duele la cabeza. En otro momento seguimos con las preguntas”, comentó el pediatra, sin responder la última consulta.

COMENTARIOS