Tecnología Social

China busca “atajar” la adicción a los videojuegos en menores con una polémica medida

La "adicción a los videojuegos" es un tema polémico, si bien la OMS ya la califica de enfermedad, y China acaba de anunciar un nuevo paquete de medidas que entran en vigor hoy

martes 5 de noviembre de 2019 - 10:24 pm

China lleva tiempo lanzando medidas para restringir la “adicción a los videojuegos” en su población, sobre todo en menores. El gigante oriental buscaba prohibir aquellos juegos que fomentasen el romance y el comportamiento sexual. 

El objetivo de estas políticas es controlar y modificar los hábitos de los usuarios de videojuegos y, por el momento, están enfocadas a menores de edad. Actualmente se estima que el 20% de los internautas chinos son menores y representan un porcentaje muy reducido de jugadores en línea. Entre las medidas se encuentran limitar las horas de juego diarias y el gasto en microtransacciones que los menores pueden realizar.

Las normas de la Administración Estatal de Prensa y Publicaciones (SAPP, por sus siglas en inglés) han sido publicadas hoy y, entre los límites, se encuentra un registro de nombres reales más estricto. Para ponerlo en marcha, SAPP dice estar trabajando con el Ministerio de Seguridad Pública, desarrollando este centro de identificación cuyo fin no es tanto conocer el nombre real del jugador, sino su edad.

También se impone una limitación horaria: los jugadores podrán jufar solo entre las ocho de la mañana y las diez de la noche, por una hora y media al día por norma general y hasta tres horas en vacaciones. Por ponerlo en contexto, un día normal un menor de edad chino podría jugar el equivalente a tres partidas medianamente rápidas de ‘League of Legends’. Y no se permitirá jugar cualquier juego, puesto que el Gobierno se reserva el derecho a bloquear ciertos juegos a menores si así lo considera oportuno.

En ese sentido, la agencia Xinhuan destaca que “se les pide a los proveedores de juegos en línea que establezcan recordatorios para los usuarios de diferentes grupos de edad, agregando que cualquier contenido dañino que incluya pornografía, violencia y juegos de azar está prohibido en los juegos dirigidos a menores”. Las empresas que no cumplan podrían ser castigadas y, en el peor de los casos, se le podrían revocar las licencias comerciales.

China también quiere atajar el gasto en los juegos: entre las medidas contempladas están que los menores de ocho años no puedan gastar dinero en los juegos, que los jugadores de entre ocho y 16 años puedan gastar hasta 200 yuanes (26 euros) mensuales y que aquellos entre 16 y 18 años no gasten más de 400 yuanes, que vienen a ser unos 50 euros.

China ya introdujo medidas anti-adicción en los videojuegos de PC y consolas allá por 2007, pero los videojuegos móviles no estaba incluidos. Este mercado crece de forma exponencial, tanto que los diez juegos más prolíficos de 2018 generaron 4.500 millones de dólares en ingresos.

COMENTARIOS