Policiales

Condenaron a tres años de prisión al conductor que atropelló a Macarena Mendizábal

Lo juzgaron por "lesiones leves" y la familia manifestó su descontento: "Se nos siguen riendo en la cara".

martes 5 de noviembre de 2019 - 12:12 pm

La Justicia decidió condenar con tres años de prisión al conductor que atropelló, y dejó en estado vegetativo hace cuatro años, a Macarena Mendizábal. Además, Silvoso -el único culpable- no podrá manejar por cuatro años.

El 5 de abril de 2015, Macarena, que hoy tiene 25 años, viajaba en el asiento de acompañante del auto que conducía Ramiro Sala Gimenez cuando se encontró con un destino que le cambiaría la vida. Para la familia de Mendizabal ella está “muerta en vida”.

La audiencia estaba prevista para las 9.30, pero comenzó a las 10. Silvoso tenía la posibilidad de tomar la palabra por última vez antes de escuchar a la jueza del Tribunal Oral Criminal número 24. Y eso hizo: “Siempre estuve a derecho y vengo a buscar una correcta administración de justicia“, comenzó. Luego, y como ya hizo otras veces, señaló que Sala Gimenez también debería estar sentado en el banquillo de los acusados. El día del accidente el joven que conducía el Gol blanco en el que viajaba Mendizabal se negó a hacerse el test de alcoholemia y, más tarde, dijo no recordar nada de lo sucedido. En la etapa de instrucción fue sobreseido.

“Lamentablemente fuimos dos partícipes en el accidente que dejó a Macarena en el estado en el que está y esa otra persona no está acá y tendría que estarlo. Fuimos dos las personas que colisionaron y la persona que se mandó la maniobra equivocada fue él. Lamento mucho toda esta situación, lo que estamos viviendo todos, somos dos familias las que estamos destruidas“, continuó. Mientras escuchaba sus palabras, la madre de Macarena, Adriana Aruj, sostenía una foto de su hija apoyada en su falda.

“Yo me levanto todos los días pensando en este hecho y no puedo creer cómo esta persona [por Sala Gimenez] duerme tan tranquilo en su casa y no tiene la valentía de venir y decir lo que pasó. Ojalá que pueda dormir tranquilo alguna vez esta persona que me está echando a mí todo el tema“, cerró el acusado.

La sala de audiencias de la planta baja de la calle Paraguay estaba repleta de familiares y amigos de Macarena. Y también del acusado. Mientras la jueza anunciaba que, oídas las palabras de Silvoso, la audiencia se reanudaría 11.30 para dar a conocer su sentencia, una joven que acompañaba al acusado se quitaba las lágrimas de la cara.

A Silvoso lo acusan de haber chocado contra el auto de Macarena cuando estaba alcoholizado, de haber cruzado un semáforo en rojo y de manejar a alta velocidad haciendo zig zag. Mientras la querella solicitó una pena de prisión de 10 años, la fiscalía pidió tres.

Macarena tiene ahora 25 años. Era estudiante de Psicología de la Universidad Católica Argentina, campeona de patín artístico y también colaboraba en un hogar de niños donde había amadrinado a un chico llamado Javier, quien todavía la visita con frecuencia. Desde 2015 se encuentra en estado vegetativo. Nunca más pudo volver a conectar con la realidad y cada tanto presenta complicaciones en diferentes órganos de su cuerpo, lo que ha implicado intervenirla quirúrgicamente en reiteradas oportunidades. Su familia se mudó a una casa para poder adaptarla a sus necesidades. Son ellos quienes se ocupan de ella diariamente. La joven pasa sus días en una silla postural desde donde participa de la vida familiar en la que siempre la incluyen, aunque nadie sabe si ella está realmente presente.

COMENTARIOS