Cultura

La argentina Mariana Enriquez ganó el Premio Herralde de Novela

La editorial Anagrama galardonó a la escritora argentina por una historia de misterio y terror titulada "Nuestra parte de noche"

lunes 4 de noviembre de 2019 - 3:27 pm

La editorial Anagrama condecoró a la escritora y periodista argentina Mariana Enriquez con el Premio Herralde de Novela por una de historia de misterio y terror titulada “Nuestra parte de noche”. El texto, que fue presentado bajo el seudónimo de Paula Ledesma y el título “Mi estrella”, se impuso en esta 37ª edición ante otros 680 aspirantes a esta distinción. La victoria en esta edición está recompensada con una suma de 18 mil euros y la publicación de la novela.

En el escrito, la autora narra la travesía en auto que un padre y un hijo emprenden desde Buenos Aires hacia las Cataratas del Iguazú, en plena dictadura militar, donde se topan con sociedades secretas, seres dotados de poderes especiales y rituales que mantienen cautivo al lector con sus tintes de suspenso y situaciones oscuras.

Es una novela muy personal. Tiene todas mis obsesiones, lo cual delata que son muchas mis obsesiones. Venía de escribir cuentos, no ficción y en un registro del que los lectores, y yo misma, querían más”, dijo Enriquez al momento de recibir el premio

El jurado estuvo compuesto por Lluís Morral, director literario de la librería Laie de Barcelona; los escritores Gonzalo Pontón Gijón, Marta Sanz y Juan Pablo Villalobos, y la editora Silvia Sesé.

En el sitio web de la Editorial Anagrama publicaron una sinopsis de Nuestra parte de noche, donde la describen como una obra “perturbardora y deslumbrante” que consagra a Mariana Enriquez como “una escritora fundamental de las letras latinoamericanas del siglo XXI”:

Un padre y un hijo atraviesan Argentina por carretera, desde Buenos Aires hacia las cataratas de Iguazú, en la frontera norte con Brasil. Son los años de la junta militar, hay controles de soldados armados y tensión en el ambiente. El hijo se llama Gaspar y el padre trata de protegerlo del destino que le ha sido asignado. La madre murió en circunstancias poco claras, en un accidente que acaso no lo fue.

Como su padre, Gaspar está llamado a ser un médium en una sociedad secreta, la Orden, que contacta con la Oscuridad en busca de la vida eterna mediante atroces rituales. En ellos es vital disponer de un médium, pero el destino de estos seres dotados de poderes especiales es cruel, porque su desgaste físico y mental es rápido e implacable. Los orígenes de la Orden, regida por la poderosa familia de la madre de Gaspar, se remontan a siglos atrás, cuando el conocimiento de la Oscuridad llegó desde el corazón de África a Inglaterra y desde allí se extendió hasta Argentina.

El lector encontrará en estas páginas casas cuyo interior muta; pasadizos que esconden monstruos inimaginables; rituales con fieros y extáticos sacrificios humanos; andanzas en el Londres psicodélico de los años sesenta, donde la madre de Gaspar conoció a un joven cantante de aire andrógino llamado David; párpados humanos convertidos en fetiches; enigmáticas liturgias sexuales; la relación entre padres e hijos, con la carga de una herencia atroz; y, de fondo, la represión de la dictadura militar, los desaparecidos y, más adelante, la incierta llegada de la democracia, los primeros brotes del sida en Buenos Aires… El terror sobrenatural se entrecruza con terrores muy reales en esta novela perturbadora y deslumbrante, que consagra a Mariana Enriquez como una escritora fundamental de las letras latinoamericanas del siglo XXI.

COMENTARIOS