Alimentación

Cinco alimentos con los que hay que tener cuidado

Cómo deberías comerlos para evitar sus riesgos

miércoles 6 de noviembre de 2019 - 7:26 am

Algunos de ellos, por habituales, podrían parecer inofensivos. Pero lo cierto es que no todos los alimentos se pueden comer sin escogerlos correctamente, cocinarlos de forma adecuada o sin quitarles algunas partes no comestibles o tóxicas.

En mal estado y sin la debida conservación o la incorrecta cocción, pueden enfermar al consumidor y provocarle síntomas como náuseas, falta de aliento, psicosis e incluso la muerte. Estos son cinco alimentos con los que hay que extremar la precaución antes de ingerirlos.

1. Pez Globo

Es mortal y se considera incluso más letal que el cianuro. Sin embargo, a pesar de los riesgos que presentan, también son un manjar exclusivo en algunos países.

Especialmente popular en Japón, el fugu (el nombre del pez globo preparado) a menudo se sirve crudo y en rodajas finas o se agrega a la sopa.

Entonces, ¿por qué correr el riesgo de comerlo cuando hay mucho en juego? Los chefs reciben una amplia capacitación durante varios años antes de que se les permita preparar el pescado y servirlo a los clientes.

La clave es asegurarse de que para cuando el fugu llegue al plato, se hayan retirado sus partes venenosas, que incluyen el cerebro, piel, ojos, ovarios, hígado e intestinos, ya que contienen la peligrosa tetrodotoxina, una sustancia venenosa temida por la rapidez y violencia de sus efectos.

2. Queso casu marzu

Es de Cerdeña, Italia, y tiene numerosos seguidores. Se hace agregando larvas al pecorino, un queso de sabor y consistencia similar al parmesano. Con el tiempo, los pequeños gusanos lo suavizan para que cuando esté servido, el centro tenga consistencia casi líquida.

Con gusanos y todo, tiene un sabor bastante fuerte y distintivo, debido en parte al excremento de larvas. Para probarlo, se deben tener algunas cosas en cuenta.

Primero, tener reflejos rápidos para atrapar a los gusanos, ya que pueden saltar hasta 15 cm en el aire mientras comés una porción. En segundo lugar, la dificultad para encontrarlo. De hecho, por ejemplo, es un queso que no está incluido en la lista de alimentos aprobada por la Unión Europea.

En tercer lugar, su estado. La razón principal por lo que está en esta lista es porque a menudo se describe como “el más peligroso del mundo” ya que representa un riesgo para la salud.

Esto es especialmente cierto si los gusanos están muertos (a menos que sea porque ha estado en el refrigerador), ya que eso significa que se ha echado a perder. Los síntomas de consumirlo en mal estado incluyen malestar estomacal, vómitos y diarrea.

3. Ruibarbo

Los tallos de ruibarbo son bastante populares, por ejemplo, en la gastronomía británica. Muchos de los postres o bebidas favoritas de los británicos llevan este ingrediente como parte de sus recetas.

Pero hay que tener especial cuidado, ya que las hojas verdes que acompañan a los tallos contienen veneno. Concretamente, ácido oxálico, que en grandes cantidades provoca náuseas y problemas en los riñones.

Sin embargo, hay mucho debate sobre cuán peligrosas son realmente las hojas de ruibarbo debido al nivel de ácido oxálico que se encuentra en ellas. En realidad, el ácido oxálico está presente también en los tallos, pero su cantidad es mucho mayor en las hojas.

La sustancia provoca insuficiencia renal y, aunque tendrías que comerte una muy abundante porción de hojas para morir, lo mejor es evitarlas.

4. Porotos rojos y granos de soja

Generalmente está aceptado que los porotos y las legumbres son buenos para la salud, pero hay algunos tipos que, si no se preparan adecuadamente, puedan enfermar al consumidor.

Respecto a los porotos, cuando están crudos contienen un tipo de lecitina llamada fitohemaglutinina. Es difícil de digerir.y provoca un doble golpe de dolor de estómago y vómitos. Al cocinarlos adecuadamente podrás evitarlo.

Lo recomendable es remojar los porotos secos en agua durante al menos doce horas, luego escurrirlos y enjuagarlos. Después, cubrirlos con agua fresca para así hervirlos vigorosamente durante al menos diez minutos antes de hervirlos a fuego lento durante 45-60 minutos para que estén tiernos. Si suena demasiado trabajoso, entonces compralos en su versión enlatada.

Al igual que los rojos, los frijoles de soja vienen con una toxina natural (inhibidor de la tripsina), que puede evitar que digieras los alimentos adecuadamente.

Para cocinarlos frijoles adecuadamente, hay que sumergirlos en agua durante al menos doce horas, luego escurrirlos y enjuagarlos. Cubrilos con agua fresca y hervilos vigorosamente durante una hora antes de hervirlos a fuego lento durante 2-3 horas para ablandarlos.

5. Nuez moscada

Si se consume en grandes cantidades, tiene algunos efectos secundarios horribles como náuseas, dolor, falta de aire e, incluso, convulsiones. Aunque la intoxicación por su consumo rara vez acarrea la muerte. Aparentemente solía ser un popular alucinógeno.

Fuente: BBC

COMENTARIOS