Real Madrid

“Si tengo que morir aquí esta noche, moriré”: la cruda confesión de Marcelo, figura del Real Madrid

El defensor de Brasil reveló un estremecedor episodio que vivió en la previa de un importante partido con el cuadro de España

jueves 31 de octubre de 2019 - 5:00 pm

Marcelo, lateral y uno de los referentes actuales del Real Madrid, hizo público uno de los episodios más duros que vivió durante su carrera como futbolista profesional y que, hasta el momento, era algo totalmente desconocido.

En una publicación en The Players Tribune, el brasilero reconoció que sufrió un ataque de ansiedad en la previa a la final de la Champions League 2018 ante Liverpool en Kiev, Ucrania.

Haciendo referencia a los instantes previos a saltar al campo de juego, el defensor de Brasil recordó: “No podía respirar. Estaba tratando de no entrar en pánico. Esto fue en el vestuario justo antes de la final de la Champions League contra el Liverpool en 2018. Se sentía como si tuviese algo trabado en mi pecho. Esta gran presión. No estoy hablando de nervios. Los nervios son normales en el fútbol. Esto era algo diferente”.

Continuando con su relato, el deportista se trasladó al día previo al cotejo ante los ingleses y agregó: “Todo había empezado la noche anterior a la final. No pude comer. No pude dormir. Solo estaba pensando en el partido. Fue gracioso, de hecho, porque mi esposa, Clarice, se enoja mucho conmigo por comerme las uñas, algo que ella logró detener hace unos años atrás. Pero cuando me desperté la mañana de la final, todas mis uñas no estaban más”.

Se acercaba la hora de la verdad, pero él no lograba tranquilizarse: “Sabía que si pudiera llegar al campo, estaría bien. Para mí, nada malo puede suceder en un campo de fútbol”. pensó.

Sin embargo, una vez dentro de la cancha su situación no se modificó. “Cuando finalmente pisé la hierba, todavía tenía problemas para respirar, y pensé: si tengo que morir aquí esta noche, joder. Moriré”, aseguró de manera cruda el brasileño. Incluso se le cruzó por la cabeza contarle todo al médico, pero desistió por temor a que no lo dejen jugar.

La calma recién llegó cuando la pelota comenzó a rodar en el trascendental partido ante los Reds. “Nos alineamos para el saque inicial, bajo todas las luces, vi el balón de fútbol en el círculo central, y todo cambió. El peso se fue quitado de mi pecho. Estaba en paz”, sentenció. Tremendo relato.

COMENTARIOS