Belleza

Siete consejos para mantener tus uñas saludables

Para que se vean lindas, no solo influye la estética

domingo 3 de noviembre de 2019 - 7:17 am

Tener uñas saludables, firmes y bonitas requiere de un cuidado especial ya que se encuentran en continuo desgaste. A continuación, siete formas de hacerlo:

1. No cortes ni manipules las cutículas

Ya sea que tengas las uñas preparadas profesionalmente o las hagas vos misma, la recomendación es dejar las cutículas en paz. Así evitarás uñas encarnadas y demás.

La cutícula es la barrera natural para los hongos y las bacterias, y una vez que se elimina (cortarlas o empujarlas), se pierde la protección. Esto no solo hará que las cutículas se vean rojas, hinchadas y rasgadas, y que pueda ocasionarte una infección que dañe la uña.

2. Usá endurecedores de uñas con moderación, o nada en lo absoluto

Estos productos no se estudian clínicamente. A menos que las uñas sean excepcionalmente débiles y frágiles, la mayoría de las personas no se benefician con un endurecedor. Las uñas saludables son flexibles. Y para evitar que se rompan, evitá cualquier cosa que las haga más frágiles.

3. Hidratar el lecho ungueal y la cutícula

Si bien hay pocos datos médicos que demuestren que la hidratación de la base de la uña ayudará a que crezcan, podés hacer que las cutículas se vean mejor y ayudar a proteger las uñas de la rotura debido a la falta de humedad.

Si son propensas a romperse, podría significar que necesitan humedad. Poner aceite alrededor de la cutícula ayuda a humectar toda la uña, lo que reducirá la incidencia de astillado, agrietamiento y división.

4. Tomá suplementos de biotina

En varios estudios, los investigadores encontraron que estos suplementos de biotina (un miembro de la familia de la vitamina B) aumentaban el grosor de las uñas y evitaban que se partieran y rompieran.

Para obtener el efecto, es vital que tomar la concentración de la prescripción, un nivel terapéutico de 2.5 miligramos por día.

5. Limitá las manicuras profesionales

Si bien es difícil superar el lujo mimado de una pedicura o manicura, un estudio recién mostró que aquellos que se permitían regularmente un tratamiento “profesional” eran los más propensos a sufrir de uñas secas y quebradizas. Los médicos teorizan que la exposición a más sustancias químicas puede ser una de las razones.

Quienes se hacen manicuras con frecuencia sufren de infecciones crónicas en las uñas. Estas evidenciadas por áreas hinchadas y enrojecidas alrededor de la base de la uña.

Cuando mirás tu dedo hacia los lados, el área alrededor del lecho de la uña debe ser plana. Si está hinchada, eso es evidencia de una infección crónica.

El producto que todos los dermatólogos están de acuerdo en que debés evitar si tenés uñas quebradizas es el removedor de esmalte de acetona.

7. Las uñas de los pies también cuentan

Todo lo que te aplicás para tus uñas de las manos, también sirven para las uñas de los pies. Estas pueden ser aún más propensas a problemas debido a pedicuras descuidadas. Como los pies están más a menudo dentro de los zapatos en un ambiente oscuro y húmedo, los hongos pueden crecer más fácilmente.

Si recibes pedicuras regulares, los expertos dicen que tomes tus propios instrumentos. Además, que nunca permitas que el técnico cave debajo de la uña o alrededor de la cutícula.

A su vez, cortar las uñas de los pies en ángulo, en lugar de en línea recta, aumenta el riesgo de uñas encarnadas. Lo que puede ser doloroso y en ocasiones convertirse en una infección.

Recomendaciones finales

– Lo mas importante es la higiene, por eso limalas y cortalas con regularidad.

– Lavate las manos con agua y jabón y secalas bien, sin abusar de este recurso.

– Limalas en una sola dirección y cambiá de lima con frecuencia.

– Cuando realices labores de limpieza, usá guantes.

– Masajealas e hidratalas, esto estimulará su crecimiento.

– Si usás pintura de uñas de color, aplicá una base protectora antes para no mancharlas.

– La alimentación influye en su crecimiento, firmeza y forma. Es importante el consumo de calcio, hierro y vitaminas.

– Pueden sufrir infecciones: la pérdida color o la aparición de un tono amarillento, son algunas señales, prestá atención si presentás dolor, o se vuelven quebradizas o grumosas.

Fuente: Eme de mujer

COMENTARIOS