Salud

Fibromialgia: nueve ideas erróneas al respecto

Expertos hablan sobre algunos de los mitos más comunes

sábado 2 de noviembre de 2019 - 7:33 am

La fibromialgia es una enfermedad reumática caracterizada por dolor generalizado del aparato locomotor que se acompaña de cansancio intenso, disminución de la capacidad funcional, alteraciones cognitivas y del sueño, síntomas funcionales en diversos órganos y mal estado de ánimo.

Las incógnitas sobre esta patología persisten. La gran pregunta sin respuesta es por qué se produce. Sin embargo, cada vez son más las pistas con las que cuentan los especialistas. “Sabemos que existen muchos factores de tipo traumático, psicológico, infeccioso o emocional capaces de desencadenar la aparición de una fibromialgia”, expone Javier Rivera, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología. Asimismo, se ha ampliado el conocimiento de los posibles factores genéticos implicados.

Los expertos rebaten las principales creencias erróneas sobre la fibromialgia:

1- No es una enfermedad real

“Es tan real como que es una de las enfermedades con peores índices de calidad de vida, si se compara con otras, tanto reumatológicas como generales”, afirma Rivera. Está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1992.

2- Se trata de un trastorno psicológico o psiquiátrico

No es un trastorno mental, sino “una enfermedad producida por una alteración de los neurotransmisores del sistema nervioso, que van a provocar una serie de manifestaciones clínicas: dolor generalizado, síntomas de ansiedad y depresión, intestino irritable, trastornos del sueño, rigidez articular y que además perciben dolor con estímulos no dolorosos y mayor dolor de lo normal con estímulos dolorosos”, apunta.

Lo que sí sucede a menudo es que durante el curso de la enfermedad aparecen trastornos psicológicos y depresión, producidos por la carga que supone vivir con una enfermedad crónica de estas características.

3- Hay una dieta específica

No existe ninguna evidencia de que algunos alimentos o aditivos empeoren o mejoren los síntomas. Lo que sí es cierto, según Carlos Bastida, responsable del Grupo de Trabajo de Aparato Locomotor de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, “es que adelgazar puede ayudar a las personas con sobrepeso a disminuir la sintomatología, por lo que es necesario seguir una dieta equilibrada y evitar tóxicos como el tabaco o el alcohol”. Para Rivera, la mejor dieta que puede hacer es la mediterránea.

4- La hipnosis y la meditación ayudan a combatir los síntomas

La terapia cognitivo-conductual y el ejercicio aeróbico moderado son, en palabras de Bastida, “los únicos tratamientos no farmacológicos que han mostrado su eficacia para mejorar la sintomatología”.

Rivera matiza que las técnicas de relajación pueden tener efectos beneficiosos en las manifestaciones clínicas, pero considera que es “un error pensar que unas pocas sesiones de relajación son suficientes para combatir los síntomas; utilizar técnicas de relajación debe formar parte de la vida diaria de estos pacientes y no solo de forma ocasional o a temporadas”.

5- No tiene tratamiento

Por los ensayos clínicos realizados se sabe que los diferentes tratamientos consiguen una mejoría en un tercio de los pacientes y en un tercio de la intensidad de los síntomas. Además, se ha comprobado que el tratamiento y el seguimiento evitan la progresión hacia formas más graves.

El tratamiento se basa en el empleo de fármacos antidepresivos, algunos anticonvulsivantes y analgésicos para ayudar a mejorar el sueño, combatir la fatiga y la depresión, los espasmos musculares y el dolor. Además, se pauta ejercicio físico aeróbico de forma gradual y se realizan terapias psicológicas para enseñar al paciente a afrontar su enfermedad.

6- Afecta solo a mujeres y personas mayores

Afecta a hombres y mujeres, aunque es mucho más frecuente en ellas. El reumatólogo explica: “Teníamos la idea de que afectaba casi exclusivamente a mujeres de edad media, rondando los 50 años. Sin embargo, con la introducción de los nuevos criterios de clasificación hemos comprobado un aumento del 25% de los diagnósticos, especialmente en hombres. También afecta a personas por encima de los 65 años y a niños por debajo de los 18 años, pero en ambos casos el diagnóstico suele estar enmascarado por la presencia de otras enfermedades”.

7- Es autoinmune

“Últimamente han aparecido algunos trabajos que sugieren un proceso inflamatorio intracerebral por activación de las células gliales, pero sigue sin haber datos compatibles con autoinmunidad”, resalta Rivera.

8- No tiene buen pronóstico

Es una enfermedad crónica que no comporta un riesgo vital. “Existen cambios en su sintomatología, pudiendo mejorar o empeorar. El pronóstico va a depender en gran medida del tratamiento, especialmente del no farmacológico”, indica Bastida.

Rivera tiene claro que “diagnosticado a tiempo, puesto en tratamiento y vigilado periódicamente puede conseguir una buena calidad de vida”.

9- No pueden hacer ejercicio

La realización de ejercicio físico de de forma regular es, según el representante de la SER, “el tratamiento con mejores índices de mejoría para estos pacientes”. El ejercicio aeróbico debe pautarse “de una manera progresiva, gradual y constante”. Natación, baile, paseos, caminar, bicicleta y ejercicios en agua caliente son algunos de los que pueden ayudar a mejorar la sintomatología. Todo dependerá de las condiciones físicas de cada paciente.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS