Alimentación

Qué dice la ciencia respecto a estos cinco mitos sobre el azúcar

Los efectos de este ingrediente en el cuerpo

viernes 1 de noviembre de 2019 - 7:20 am

Desde hace unos años, asistimos a un verdadero debate nutricional sobre el azúcar. Después de la guerra contra las grasas, el azúcar se ha convertido en uno de los principales protagonistas de la literatura sobre nutrición.

¿Es necesaria para nuestro organismo?

Una afirmación muy usada en la publicidad es que es una sustancia necesaria para funcionar, sobre todo en los productos azucarados para el desayuno.

En ningún caso se establecen cantidades mínimas recomendadas de azúcar; más bien, al contrario. El azúcar blanco no tiene valor nutricional y cuanto menos se consuma, mejor. Lo que necesitan nuestras células para funcionar es glucosa. Y esta la pueden obtener de distintos sustratos. Los más habituales son los carbohidratos (granos, preferentemente integrales, legumbres, frutas y tubérculos).

¿El azúcar moreno es mejor que el azúcar blanco?

Se basa en la creencia que el azúcar moreno, al igual que otros azúcares naturales, aporta nutrientes, a parte de endulzar la comida. Por lo tanto, podría parecer una mejor opción a la hora de elegir un edulcorante diario.

El azúcar moreno de calidad ha sufrido un procesado menor que el blanco. Por eso, conserva una parte de la melaza que le aporta el tono marrón característico. La melaza posee algunos nutrientes como ciertas vitaminas y minerales, aunque en unas cantidades poco relevantes desde el punto de vista nutricional. Esto no lo convierte en una fuente de nutrientes.

Al contrario, también debemos ser cautelosos con el uso del azúcar moreno para endulzar bebidas, yogures, bizcochos, etc. La reacción del organismo es la misma y, por tanto, un alto nivel de consumo puede producir obesidad y caries, aunque se nos presente como más saludable.

¿Los edulcorantes artificiales son inocuos?

La mala fama del azúcar y los productos azucarados ha hecho crecer exponencialmente la gama de productos ‘sin azúcar’ o ‘sin azúcares añadidos’. Sin embargo, la mayoría de ellos siguen siendo exageradamente dulces y la lista de edulcorantes utilizados es larga.

Los edulcorantes artificiales suelen ser bajos en calorías pero siguen endulzando productos alimenticios que, de esta forma, se convierten en más apetecibles y sabrosos. Pero hace tiempo que sus efectos negativos están bajo la lupa de la ciencia.

Algunos estudios los relacionan con la presencia de obesidad, síndrome metabólico y con alteraciones de  la microbiota intestinal. Además, no es seguro que sean una fórmula eficaz para ayudar a los diabéticos a controlar sus niveles de azúcar en sangre.

¿El azúcar es adictivo?

Esta es una de las últimas mentiras sobre el azúcar que ha aparecido. Las redes sociales están llenas de historias de personas que cuentan sus experiencias en el intento de dejar de consumir azúcar. De hecho, existen teorías sobre la capacidad adictiva.

Sin embargo, en una de las últimas revisiones de literatura científica sobre el tema, los autores concluyeron que “no existe ciencia suficientemente convincente sobre el potencial adictivo del azúcar”.

En cambio, algunos expertos en nutrición centran el problema de la posible adicción, no en el azúcar, sino en los alimentos ultraprocesados ricos en azúcares, grasas y sal.

¿El azúcar provoca hiperactividad infantil?

Muchos padres empiezan a controlar el consumo de azúcar de sus hijos por el efecto que este puede tener en su comportamiento.

Es natural que se establezca una relación de causa-efecto entre azúcar y comportamiento animado. Pero, ¿se trata solo del efecto excitante del azúcar? ¿Puede jugar también un papel el cansancio o el ambiente de juego?

Hasta el momento, no hay evidencia científica de que cause hiperactividad en los niños. Sin embargo, algunos autores sugieren más investigación sobre un consumo elevado de azúcares añadidos de forma crónica.

A pesar de todo, existen muchas razones para desaconsejar y reducir su consumo en niños. Hay que tener en cuenta que, hoy en día, muchos superan las cantidades máximas recomendadas que evitarían problemas de salud, como caries dental y obesidad.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS