Aplicaciones

Instagram prohíbe memes y dibujos que promuevan el suicidio y autolesiones

La popular red social extendió la negativa que hasta ahora regía sólo para imágenes explícitas

martes 29 de octubre de 2019 - 11:35 am

La red social Instagram anunció que endureció sus políticas para combatir la incitación o la promoción de las autolesiones y el suicidio en su plataforma.

Ocho meses después de haber prohibido la publicación de imágenes explícitas, ahora extendió la medida a los contenidos de ficción, como memes​, gráficos, dibujos animados y fragmentos de películas y comics.

El responsable de Instagram, Adam Mosseri, dio a conocer la medida en una comunicado en el que afirmó que el suicidio y las autolesiones son temas que “preocupan profundamente a la gente”, pero que son “complicados”.

En la compañía entienden que, por un lado, los más jóvenes pueden tener influencias negativas de lo ven online, pero por otro, algunos acuden a las comunidades online en busca de apoyo y a compartir sus experiencias. “A menudo, estas redes son la única forma de encontrar otras personas que hayan compartido sus experiencias”, detalló.

Mosseri explicó que para evaluar ambas situaciones se pidió asesoramiento a expertos y organizaciones de salud mental en Estados Unidos y el Reino Unido.

“Entendemos que el contenido que podría ser útil para algunos puede ser perjudicial para otros”, dijo y señaló que por ese motivo en Instagram resolvió no permitir “que la gente comparta contenidos que inciten o promuevan las autolesiones o el suicidio”.

Y agregó: “También eliminaremos otras imágenes que pueden no mostrar autolesiones o suicidios, pero que incluyen materiales o métodos asociados”.

Ya en febrero, la compañía introdujo un cambio en su política de contenidos por el que prohibía aquellos que mostrarán imágenes gráficas de autolesiones, lo que permitió a la compañía actuar.

Esto se ha traducido en que en los tres meses siguientes a su implantación, han “eliminado, reducido la visibilidad o añadido pantallas de sensibilidad” en más de 834.000 contenidos. En el 77% de los casos se hizo incluso antes de que el contenido fuera reportado.

A fines de agosto, por ejemplo, se conoció que Instagram bajó una publicación de Donde viven los libros, una librería virtual argentina, especializada en literatura para chicos. Era un libro ilustrado de Andy Riley, un autor británico que también es guionista e ilustrador y se atreve al humor negro. El libro en cuestión se llama “El libro de los conejitos suicidas”.

En mayo, en tanto, se hizo público el caso de una adolescente de 16 años de Malasia que publicó una encuesta en su cuenta de Instagram sobre si debía vivir o morir.

La joven terminó suicidándose después de que la mayoría de sus seguidores votarán a favor de su muerte. La familia de la joven anunció entonces que demandaría a Facebook -compañía dueña de Instagram- por lo sucedido.

Ahora, la compañía amplió la prohibición a la publicación de imágenes de ficción que representen el suicidio o las autolesiones. Esto afecta a dibujos, memes o fragmentos sacados de películas o cómics, como explican en el comunicado.

Para contrarrestar la influencia negativa de estos contenidos, la compañía anunció que ofrecerá a más gente recursos locales de ayuda.

Con datos de DPA

COMENTARIOS