Alimentación

Cómo incluir los probióticos en nuestra alimentación

Qué función cumplen y cómo consumirlos

jueves 31 de octubre de 2019 - 7:04 am

Mantener una buena flora intestinal tiene beneficios que algunos científicos lo comparan incluso con hacer ejercicio de forma regular. Pero, determinados estilos de vida, como tener dietas insanas o haber tenido una enfermedad a la que hemos puesto remedio gracias a la acción de antibióticos, pueden comprometer la calidad de estos billones de bacterias que representan dos kilos de nuestro peso total.

Para remediar esas carencias bacterianas de nuestro tracto digestivo debemos recurrir a los famosos probióticos. Estos son medicamentos o alimentos completamente repletos de determinados tipos de bacterias que viven de forma natural en nuestro intestino y con las que mantenemos una relación de total y absoluta simbiosis.

Algunos ejemplos de probióticos son: yogur, kéfir, chucrut, kimchi, tempeh, miso y kombucha.

La importancia de elegir la cepa correcta

No todos son iguales, hay muchos microorganismos diferentes y saber qué cepa te va a beneficiar más sería lo ideal.

Si estás sano y lo que buscás es continuar así los lactobacillus y los bifidobacterium son tu mejor opción, comenzá siempre con cantidades pequeñas para evitar problemas digestivos como náuseas o gases.

Si te sentís hinchado o tenés problemas para ir al baño optá por lactobacillus acidophilus o lactobacillus casei que te ayudarán a reequilibrar tu flora intestinal. Si por el contrario tenés un problema de diarrea las cepas de saccharomyces boulardii para combatir la diarrea asociada a antibióticos y para casos más graves.

Si tenés infecciones vaginales recurrentes los lactobacillus acidophilus van a convertirse en tus mejores amigos. No olvides tomarlos sobre todo al acabar el periodo.

El estrés y la ansiedad también pueden combatirse a través del intestino que produce gran parte de neurotransmisores como la serotonina (la llamada hormona de la felicidad). Para reequilibrar la microbiota contribuyendo a paliar la ansiedad elegí lactobacillus plantarum y bifidobacterium bifidum.

Combinalos con alimentos prebióticos

En el intestino viven millones de bacterias de forma permanente. Al tomar probióticos añadimos bacterias ‘visitantes’ que ayudan a que todo marche correctamente pero todas ellas necesitan alimentarse.

Los alimentos prebióticos son la ‘comida’ preferida de las bacterias, les ayuda a multiplicarse y les asegura la vida. Son sustancias que el organismo no puede digerir y que son el alimento perfecto para estas bacterias ‘buenas’.

Los alimentos que estimulan el crecimiento y la actividad de las cepas de probióticos son, por ejemplo, bananas, alcachofas, espárragos, cebollas, puerros, ajos, avena, papas, batata y legumbres.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS