Televisión

Video | La impactante confesión de Ulises Bueno sobre sus adicciones

El cantante cordobés contó en PH, Podemos hablar, que desde hace seis meses se encuentra rehabilitándose

domingo 27 de octubre de 2019 - 7:40 am

Ulises Bueno ventiló detalles de su proceso para dejar las adicciones: la cocaína y el alcohol. El cantante relató el dramático momento en que decidió comenzar la rehabilitación: “Me pasó de soñar con mi propio velatorio”. Además, contó cómo recuperó la relación con su hija.

“Pedí ayuda hace seis meses, cuando ya no llegaba a soportar estar tanto tiempo drogado. Trabajaba y consumía los fines de semana. Era una locura. La adicción fue haciéndose cada vez más fuerte”, dijo sobre los días previos a la decisión.

También reveló cuál fue el momento clave. “Estaba viendo una historia de Nicky Jam que me conmovió. Él sale de todo eso siendo ya un artista consagrado, todo el mundo lo conocía”, expresó sobre el instante en que todo cambió.

“Me costó tomar esa decisión. Pero termino de ver la serie y dije ‘Ma, sí, tengo que hacer algo por mí, de lo contrario me voy a morir’. Sentía que me estaba muriendo. Me estaban pasando cosas muy feas. Llamé a mi vieja, llamé a mi hermano, y decidí rehabilitarme, hacer una clínica en mi casa”, agregó sobre ese momento, en el programa “Podemos Hablar” (Telefé).

También dijo que tuvo que enfrentar muchos prejuicios para dar el paso: “En Córdoba hay mucho prejuicio con todo eso de hacerse cargo. Yo quería dejar de cantar por un tiempo, porque lo necesitaba para desintoxicarme”.

Entonces se refirió a uno de los instantes más dramáticos del proceso: “Ya estaba cansado, sabía que me esperaba el peor final o la salvación. Tenía esas dos opciones. Me pasó soñar con ver mi velatorio; al otro día me desperté y no tuve más ganas de consumir. Me levanté con tanto pánico que desde ahí no consumí nunca más”.

Sobre el cambio en su vida, aseguró que ahora se acuesta “a las nueve y media, de lunes a jueves”. Antes, dijo, “no me acostaba, pasaba siete días sin dormir”. Seis meses después pudo cumplir su objetivo: restablecer el vínculo con su hija, de 10 años.

“Antes no la veía. Hace seis meses que tengo relación con ella. Estamos bien, es hermosa. Un día le dije de llevarla a Disney. ‘No, lo que más me gustaría es que me vayas a ver jugar al hockey’, me respondió. Y cuando fui, se escondía de vergüenza. Pero después sus amigas ya venían a pedirme fotos. Ahora soy el sponsor del club, ja”.

COMENTARIOS