Curiosidades

Curioso: pidió el día en su trabajo para ir a robar un banco

El acusado es un celador de un instituto de menores en Córdoba y la policía sospecha que participó en un golpe de $5 millones

domingo 27 de octubre de 2019 - 12:30 pm

Un hombre de 49 años trabajaba como celador de un instituto de menores de Córdoba, aunque para los detectives que lo investigaron se trataba sólo de una pantalla para ocultar su verdadera ocupación: el robo de bancos.

Incluso, creen que reclutaba chicos para cometer los golpes y el día que habría cometido el hecho por el que se lo acusa, se había ausentado con aviso en el colegio.

Este jueves fue detenido en su casa ubicada a más de ocho horas de distancia desde una sucursal del banco Santander Río en Lomas del Mirador, que fue asaltada el pasado 29 abril.

La pista que llevó a la Policía de la Provincia de Buenos Aires hacia el presunto ladrón de bancos surgió durante esa investigación que ya tiene otros detenidos.

“Las imágenes de las cámaras de seguridad de la entidad coinciden con el sospechoso, quien además justo el día del hecho había pedido un permiso para faltar a su trabajo, por lo que especulamos que llegó a La Matanza para hacer el golpe”, contó una fuente policial.

“Esta persona -agregaron las fuentes- integraba diversos grupos criminales que asaltaron en varios bancos durante este año en otra localidades”, entre ellas en Florencio Varela, Adrogué y La Plata.

El atraco al banco Santander Río de la avenida Crovara y Colón, de La Matanza, se concretó cuando dos de los tres ladrones se hicieron pasar por clientes e ingresaron a la entidad, mientras que el tercero se quedó a bordo de un auto a metros de la puerta.

Una vez adentro, uno de los delincuentes sacó un arma y amenazó al encargado de la seguridad y a los empleados. Se llevaron cinco millones de pesos de las cajas y del tesoro.

En la casa del celador encontraron el auto con el que habrían llegado a la escena -un Renault Clio- y la campera que el supuesto malviviente habría usado en el golpe en La Matanza.

Fuente: La Nación

COMENTARIOS