Política

Una nota del Washington Post dice que la Argentina “se precipita una vez más hacia el abismo económico”

"Los frutos del trabajo de Macri son una economía fallida que ahora está más moribunda que la que heredó y el costo podría ser su trabajo", recalca el periodista

jueves 24 de octubre de 2019 - 3:59 pm

“La economía argentina se está derrumbando. Aquí vienen los peronistas, otra vez” tituló esta mañana el diario estadounidense The Wasington Post una nota analizando la situación política y económica de nuestro país, en donde asegura que la Argentina “se precipita una vez más hacia el abismo económico” y que “esta es la temporada del renacimiento peronista”, en referencia a los resultados de las PASO que podrían condecirse con los de este 27 de octubre próximo.

“El peso está cayendo y, al parecer, también lo está el cielo. Las tasas de inflación y pobreza están aumentando. Las reservas nacionales se están reduciendo rápidamente. En resumen, Argentina, en un terrible déjá vu de crisis pasadas, se precipita una vez más hacia el abismo económico”, comienza diciendo la nota. “Se acercan las elecciones presidenciales y los peronistas están listos para un regreso masivo”,  escribe Anthony Faiola, corresponsal para América Latina, desde una parrilla llamada “Santa Evita”, en donde el periodista entrevista al propietario, Gonzalo Alderete Pagés.

A la fórmula del Frente de Todos, Faiola la describe como la “favorita”, compuesta por una expresidenta “manchada de corrupción” y un posible vicepresidente “menos conocido”, Alberto Fernández. En tanto, Gonzalo indica que la candidata a vicepresidente es “la continuación de Evita” y que “donde los no peronistas fallan, ella triunfa en abirle sus brazos a la clase trabajadora”.

A continuación, el articulo estipula que mientras más se acercan las elecciones del domingo, la batalla que se dibuja es sobre el populismo, la inequidad y la corrupción, lo que denomina como “la misma mezcla tóxica que afecta a América Latina”, con lo que hace una comparación con Ecuador, Chile y Perú.

“En Argentina los peronistas -según dicen los opositores- llevaron al país al suelo durante su último gobierno, con Cristina Kirchner siendo acusado de haber falsificado datos financieros, allanado fondos de pensiones, repartido folletos sociales y soliciado sobornos, incluso mientras forjaba lealtades con aliados como Hugo Chávez, el padre del estado socialista de Venezuela. Aunque goza de inmunidad contra el encarcelamiento como senadora, la izquierdista de 66 años ha comenzado la campaña con casi una docena de casos criminales en su contra”, describe Faiola.

“En 2015, Argentina la remplazó por el actual presidente, Mauricio Macri, el retoño de un magnate de bienes raíces y un querido en Wall Street que prometió recomponer la economía y llevarla hacia el futuro”, describe al acutal presidente el periodista y luego lo compara con la gestión de su par ecuatoriano, Lenin Moreno: “como Moreno en Ecuador, Macri sacó los subsidios a la gente y buscó ayuda en el Fondo Monetario Internacional”. “Pero los frutos del trabajo de Macri son una economía fallida que ahora está más moribunda que la que heredó y el costo podría ser su trabajo”, explica. “Si Macri pierde el Domingo, esto probaría una teoría, que solo la máquina Peronistas, respaldados por los sindicatos, pueden realmente controlar la incontrolable Argentina”, reflexiona.

Además, intenta explicar el fenómeno peronista y sugiere: “Para comprender la oleada peronista, conduzca una hora y media más allá de los edificios de la belle epoque y los balcones de estilo parisino del elegante Buenos Aires hasta el suburbio de bajos ingresos de José C. Paz”. Ahí, el periodista entrevista a dos empleados que aseguran haber votado por Macri en 2015 y que, cansados del ajuste, votarán al candidato peronista.

El periodista entrevistó a Sebastián Martínez, “un operador de maquinaria pesada de 38 años , quien en 2009, junto a su esposa, recibió las llaves de su nueva casa construida por el estado del entonces presidente Kirchner” y “también disfrutó de subsidios a la electricidad y al gas de cocina que les otorgó el esposo de Kirchner, el ex presidente Néstor Kirchner”. Martínez votó por Macri en 2015. “Por un lado, Kirchner no estaba en la boleta electoral, ya que había alcanzado el límite de dos mandatos consecutivos. Pero también le creímos a Macri, que cambiaría a Argentina y crearía una vida mejor”, asegura Martínez ante la consulta del cronista estadounidense, y recalca: “Eso fue una mentira. Todo lo que hizo fue ayudar a los ricos y olvidar a los pobres “.

De acuerdo al trabajador “las medidas de Macri para reducir los subsidios junto con la inflación han más que cuadruplicado el precio que paga por la electricidad”. Al mismo tiempo, el medio asegura que las políticas del mandatario “para restablecer la fe en la economía, como el rescate del FMI, simplemente no han funcionado, mientras que los intentos de apuntalar el peso y mejorar los balances del gobierno han quemado las reservas y traído una recesión prolongada”. Según la publicación, “para los argentinos propensos a la nostalgia, los días de gloria del peronismo son un fuerte atractivo, tan fuerte que el fórmula Fernández-Kirchner obtuvo una ventaja de 16 puntos porcentuales sobre Macri en las primarias de agosto, un resultado ampliamente visto como la predicción de las elecciones del domingo. Si ningún candidato gana más del 45 por ciento de los votos, o al menos el 40 por ciento con una ventaja de 10 puntos, los dos primeros irán a una segunda vuelta el próximo mes en el que los analistas dicen que Macri podría tener una oportunidad”.

COMENTARIOS