Sociedad

Por qué mirar el celular en medio de la noche es perjudicial para la salud

La exposición a la luz de la pantalla con las luces del ambiente apagadas, afecta directamente al descanso y puede derivar en daños en nuestro cuerpo

miércoles 23 de octubre de 2019 - 6:05 am

A la hora de dormir, suele ser algo común revisar el celular minutos antes, a veces incluso horas. Leer alguna noticia, buscar algún video viral por las redes sociales y contestar un mensaje de WhatsApp, puede volverse una rutina antes de descansar.

También al levantarse en medio de la noche puede ser habitual volver a espiar el móvil, lo que puede generar que después se vuelva difícil volver a conciliar el sueño.

El celular se ha vuelto parte indispensable de la vida de muchas personas, al punto de parecer una extensión del cuerpo. Vivir el ritmo de las notificaciones, depender de cuánta batería le queda al dispositivo. Una especie de adicción difícil de controlar.

Por qué usar el celular antes de dormir afecta al descanso

Se estima que desbloqueamos el móvil unas 100 veces por día, lo que recudió la concentración, cambió la forma de relacionarse, y también afectó el sueño.

Según un estudio del Departamento de Salud Pública de California, dormir cerca de los celulares está asociado a problemas de sueño, entre otros.

El doctor Alejandro Andersson, neurólogo y director médico del Instituto de Neurología Buenos Aires (INBA), explicó a Infobae que “el contacto con la luz blanca o blanca azulada que emiten las pantallas del celular o la computadora retrasa el pico de melatonina previo a dormirse y hasta que la melatonina se vuelve a recuperar se tarda entre una hora u hora y media”.

La melatonina es una hormona producida por la glándula pineal. Se encarga de regular el ciclo diario del sueño, de ahí que sea fundamental para el descanso.

“La exposición, antes de dormir o en medio de la noche, a la pantalla que emite esa luz blanca afecta el ciclo REM, que es donde hay actividad onírica, y que dura una hora y media. Ese ciclo se repite varias veces a lo largo de la noche, y cada vez que se repite produce cantidad de intensidad onírica”, aseguró Andersson.

Esto ocurre porque el cerebro interpreta esa luz blanca como el comienzo del día, y por lo tanto se pone en estado de alerta. Por el contrario, las luces más tenues o en tonos rojizos, son interpretadas como que llegó el final del día y de esa forma el cuerpo se predispone a descansar.

COMENTARIOS