Elecciones 2019

Financial Times: “¿Estará segura la Argentina en manos peronistas?”

El periódico económico londinense, uno de los más influyentes en el mundo, asegura que el populismo, por el Frente de Todos, está listo para "volver al poder". Y se pregunta cómo hará dicho Gobierno para renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Leé la nota completa

martes 22 de octubre de 2019 - 10:44 am

El vencedor de las elecciones de este domingo en Argentina heredará uno de los más indeseados desastres económicos del mundo.

La inflación está en un 55 por ciento anual, la economía está en una profunda recesión, la pobreza está aumentando, miles de millones de dólares han salido del país, el peso se ha desplomado y Argentina no puede pagar su deuda externa de USD 100 mil millones. Suena una historia demasiado familiar en un país que aspiraba a niveles europeos de prosperidad a principios del siglo XX pero que desde entonces ha decepcionado constantemente.

Sin embargo, esta vez se suponía que iba a ser diferente: Mauricio Macri, vástago de una de las familias más ricas del país, llegó al poder hace cuatro años prometiendo que sus políticas favorables al mercado y su comprensión comercial finalmente arreglarían la economía argentina.

Pero después de una serie de errores que llevaron a otro rescate del FMI el año pasado, Macri logró lo que pocos creían posible, según un alto ejecutivo de un banco internacional en Buenos Aires: entregará la economía argentina en un estado peor de lo que era cuando lo heredó en 2015 de Cristina Fernández de Kirchner, criticada por inversores internacionales por sus repetidos episodios de intervención estatal.

Algo improbable en este contexto económico, Macri se postula para un segundo mandato. Pero pocos incluso en su propio equipo esperan que gane. El 11 de agosto, el principal candidato de la oposición, el peronista de centroizquierda Alberto Fernández, cuyo compañera de fórmula es Fernández de Kirchner, ganó ampliamente las primarias nacionales del 11 de agosto, consideradas un buen barómetro del sentimiento de la población.

Desde entonces, Macri ha intentado relanzar su campaña bajo el lema “#Sí, se puede”. Pero las encuestas de opinión recientes, no siempre confiables, sugieren que el liderazgo de Fernández podría haberse ampliado. Las últimas publicadas antes de las elecciones por el periódico Clarín predice que los peronistas ganarán por un margen aplastante de entre 16 y 22 puntos porcentuales, más que suficiente para evitar una segunda vuelta.

Macri se ha visto atacado por ambos lados: los liberales lo critican por no actuar más rápido al comienzo de su mandato para reducir el presupuesto inflado de Argentina y por depender excesivamente de las tasas de interés para reducir la inflación en un país adicto a los aumentos regulares de precios. La izquierda lo ataca por gobernar para los ricos.

“La economía argentina es como un hombre enfermo sangrando mucho en la calle”, dice Luis Tonelli, presidente del departamento de ciencias políticas de la Universidad de Buenos Aires. “No hay tiempo para analizar su condición. Necesitas llamar a una ambulancia y comenzar a bombear sangre hacia él antes de que se derrumbe por completo”.

La confianza del mercado se derrumbó después del resultado de las elecciones primarias de agosto, principalmente debido a los temores de los inversores de que un retorno del peronismo al poder significaría una repetición de las políticas intervencionistas de los grandes estados favorecidas por primera vez por el Juan Perón en la década de 1950.

Las fuertes caídas en el peso y el mercado de valores obligaron a Macri a reimponer los controles de cambio que había eliminado al comienzo de su administración. Pero USD 12 mil millones ya huyeron del país desde las primarias y los economistas dicen que Argentina sigue siendo vulnerable a un colapso del mercado a menos que el vencedor de las elecciones actúe rápidamente.

“La agenda es la misma para quien gane”, dice un director ejecutivo de una importante empresa argentina. “Los controles de cambio tendrán que permanecer en su lugar, la deuda debe reprogramarse y el mercado permanece cerrado por ahora a Argentina y sus empresas. . . entonces hay un alto gasto público, déficit presupuestario e inflación desbocada: cualquier programa económico tiene que reducir la inflación “.

La necesidad más urgente es renegociar la deuda de Argentina, que se disparó bajo la administración de Macri, en gran parte como resultado del programa récord de rescate del FMI por USD 57 mil millones que buscó en medio de una crisis monetaria el año pasado.

“Es muy poco lo que un nuevo gobierno puede hacer sin un acuerdo con el FMI y la reprogramación de la deuda [de los tenedores de bonos]”, dice Eduardo Levy Yeyati, decano de la escuela de gobierno de la universidad Torcuato Di Tella en Buenos Aires. “Sin este doble acuerdo, es muy difícil para Argentina crecer”.

El problema, dice Levy, es que Argentina necesita un acuerdo de deuda rápido para evitar quedarse sin dinero, y es poco probable que los acreedores del sector privado acepten uno a menos que se les ofrezcan términos generosos. Sin embargo, el fondo se está recuperando de las dificultades de su préstamo más grande de la historia y es probable que presione para que los tenedores de bonos sufran pérdidas considerables para asegurarse de que no se lo acuse de prestar dinero público para rescatar a inversores privados.

El FMI no ha realizado más desembolsos en su préstamo a Argentina desde la caída del mercado en agosto. Su nueva directora, Kristalina Georgieva, dijo la semana pasada que el fondo seguía “totalmente comprometido a trabajar con Argentina” y estaba “muy interesado en ver qué marco de políticas se establecería”.

Pero con Fernández como el probable vencedor electoral, el fondo se está preparando para conversaciones incómodas. El candidato peronista ha sido muy crítico con el FMI durante su campaña, alegando que debería compartir la responsabilidad de la difícil situación del país con Macri, y acusándolo de facilitar la fuga de capitales con su préstamo sin precedentes. “Pero nada de lo que dijo el Sr. Fernández hasta el momento indica que no será posible llegar a un acuerdo”, dice un financiero internacional cercano a las discusiones.

Una preocupación más amplia entre la comunidad empresarial en Buenos Aires es las políticas que Fernández pueda impulsar para revivir una economía enferma.

Como jefe de gabinete bajo la presidencia peronista 2003-07 de Néstor Kirchner, Fernández era conocido como un pragmático, un moderado. Continuó en el cargo cuando la esposa de Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, se convirtió en presidenta, y renunció por su decisión de imponer fuertes impuestos a la exportación a los agricultores del país.

Desde entonces, Fernández se ha mantenido en gran medida fuera del centro de atención, haciendo malabares con su tiempo entre sus trabajos como consultor político, abogado y profesor universitario, hasta que Cristina Fernández anunció en mayo que se postularía como vicepresidenta en la misma boleta con él. La medida fue vista como un golpe maestro, permitiendo a Fernández un retorno parcial al poder a pesar de las altas tasas de rechazo de votantes después de presidir un período de mala gestión económica y corrupción pública desenfrenada.

Hasta ahora, la estrategia ha funcionado. Fernández ha hecho campaña en todo el país, mientras que su candidato a la vicepresidencia ha estado ausente, a menudo en el extranjero en Cuba visitando a su hija enferma (en relación a Florencia Kirchner).

Los analistas políticos dicen que esta dinámica podría cambiar después de que lleguen al poder. “Alberto Fernández es un caballo de Troya transparente”, dice Tonelli, el politólogo. “Se puede ver a través de él: en su abdomen está Cristina Fernández de Kirchner”.

Pedro Sánchez, un camionero en la ciudad norteña de Resistencia, como muchos votantes, respalda a Fernández con los dientes apretados.

“Tengo mis dudas sobre Alberto. Después de todo, él es del círculo íntimo de los Kirchner”, dice Sánchez, quien votó por Macri en 2015 porque estaba cansado de la corrupción y el autoritarismo asociados con los Kirchner. Se siente “engañado” por la grave situación económica, pero no es optimista de que el nuevo presidente lo haga mejor. “Gobernar Argentina debe ser muy difícil. Es muy impredecible y los argentinos son personas terriblemente complicadas, pero así es como somos ”.

Tonelli dice que uno de los primeros desafíos de Fernández después de una victoria sería definir su relación con su compañero de fórmula. “Se odiaban [cuando él renunció] y todavía se odian”, dice. “Pero ella tiene la mayor parte de la estructura política del kirchnerismo y la mayoría de los votos, y Alberto no tiene nada. . . Será muy difícil para él. Está atrapado entre la roca del FMI y el lugar difícil del kirchnerismo “.

Las opiniones difieren sobre cuán activa podría ser la Sra. Fernández como vicepresidenta, pero existe un acuerdo general de que querrá liberarse de nueve investigaciones de corrupción que se remontan a su tiempo en el poder.

“Su prioridad número uno es sacar a ella y a su familia de problemas legales”, dice Walter Stoeppelwerth, director de inversiones de Portfolio Personal Inversiones en Buenos Aires. “Y la prioridad número uno de Alberto Fernández es hacer que sus problemas desaparezcan. Él es muchas cosas pero no es tonto. Es muy inteligente, aunque no está rodeado de las personas más inteligentes “.

Además de la posible tensión con su ex jefe, los analistas temen que Fernández tenga dificultades para mantener una coalición dispar que abarque desde economistas ortodoxos hasta activistas sociales radicales con poco en común además de un interés en ver el fin del gobierno de Macri.

“Esta coalición no será duradera”, dice Jimena Blanco, directora de investigación de las Américas en Verisk Maplecroft, una consultora de riesgos. “Eventualmente se fracturará debido a políticas conflictivas y puntos de vista ideológicos en su interior; la pregunta no es si sino cuándo”.

Muchos están preocupados por cuánto influiría La Cámpora, un movimiento juvenil militante fundado por el hijo de la Fernández, Máximo Kirchner, en una administración peronista.

El poderoso movimiento sindical de Argentina también ha sido durante mucho tiempo una espina para los gobiernos, al impulsar la acción industrial hacia salarios más altos.

El nuevo presidente también tendrá que tratar con grupos como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Ferozmente independiente y capaz de movilizar a un gran número de trabajadores desempleados descontentos, CTEP genera temor en el corazón de las clases medias de Argentina, recientemente liderando protestas ruidosas en centros comerciales.

“Hay un signo de interrogación sobre cómo se desarrollará la personalidad política de Alberto una vez que se convierta en líder. Nadie lo sabe “, dice Juan Grabois, un abogado pugnaz de 36 años y líder abierto de CTEP, que está alineado con la coalición peronista de Fernández. “Espero que intente aliviar el dolor de los más pobres y contener la voracidad de algunos grupos económicos que desean ganancias rápidas y fáciles”.

Recientemente, Grabois propuso una reforma agraria radical que incluyó la expropiación de 50,000 parcelas y la prohibición a cualquier argentino de poseer más de 5,000 hectáreas. Fernández se distanció de las propuestas.

Fernández ha evitado casi por completo las entrevistas o conferencias de prensa con los medios internacionales durante su campaña y solo ha dado vagos bosquejos de su política económica, que se centra en renegociar la deuda, un pacto nacional para controlar la inflación y revivir el crecimiento al impulsar el consumo interno. Quizás su decisión más importante, asumiendo que gane, será la elección del ministro de finanzas. La persona designada liderará las complejas renegociaciones de deuda con el FMI y los tenedores de bonos privados, además de tener la tarea de revivir la economía tambaleante.

Los dos nombres que más se mencionan en su círculo íntimo son sus asesores económicos Matías Kulfas y Cecilia Todesca, quienes desempeñaron altos cargos en el banco central durante la presidencia de Fernández, pero se consideran inexpertos. Martín Redrado, Guillermo Nielsen y Emmanuel Álvarez Agis, todos altos funcionarios económicos durante los años de Kirchner, son vistos como candidatos más “amigables con el mercado”.

Otra decisión será la apertura de Argentina al resto del mundo para el comercio y la inversión. “Estar abierto al mundo no significa ser estúpido”, dice una fuente cercana al Sr. Fernández. “Macri se rindió al mundo desnudo. Queremos una relación con el mundo que beneficie a Argentina “.

Gustavo Grobocopatel, director ejecutivo del agronegocio del Grupo Los Grobo, dice que uno de los objetivos más importantes después de las elecciones es lograr una entrega tranquila. “Cada vez que el gobierno cambia, hay una crisis y todo comienza de nuevo desde cero”.

Argentina, agrega Tonelli, “no es tanto una economía de parada como una economía de caída”.

Hay poco optimismo sobre la capacidad de un nuevo gobierno para abordar problemas económicos profundamente arraigados. “El estado de la economía argentina no es más que un síntoma de nuestra cultura”, dice Eduardo Costantini, un desarrollador inmobiliario multimillonario y coleccionista de arte. “No es una [cuestión de] error técnico”.

El núcleo del problema de Argentina es su negativa a vivir dentro de sus posibilidades, argumenta, y señala que el peso ha perdido el 98 por ciento de su valor frente al dólar en sucesivas devaluaciones desde 1991.

“No aceptamos aquí las compensaciones necesarias para reducir la inflación”, dice, bromeando secamente que la austeridad es una “palabra prohibida”.

COMENTARIOS