Copa Libertadores

River perdió en la Bombonera ante Boca, pero por el global se clasificó a la final en Chile

El Millonario no tuvo un buen partido en la Bombonera: padeció al Xeneize, que encontró el gol de Hurtado en el final. Sufrió pero sacó boleto a Santiago por el global 2-1

martes 22 de octubre de 2019 - 5:40 am

River aguantó el partido en la Bombonera y tuvo su premio: se clasificó a la final de la Copa Libertadores eliminando a Boca. El Millonario padeció el partido en todo momento, que Boca jugó decididamente mejor, y se benefició por el resultado de ida. La serie terminó 2-1.

El local hizo todo mejor que su rival. Lo único para reprocharse es no haber podido resolver las situaciones, pocas, que tuvo. El gol de Jan Hurtado llegó a los 10 minutos finales para renovar la esperanza.

El equipo de Gustavo Alfaro mostró una gran performance en los primeros 45 minutos: tomó el riesgo de jugar mano a mano con sus centrales para intentar incomodar al Millonario. Almendra, criticado en la previa, fue de lo mejor en el local.

El arma Xeneize fue la pelota parada. Tuvo cinco faltas desde la derecha y ganó en todas, una terminó en gol de Salvio -bien anulado por una mano previa de Mas-, pero falló en la definición.

El visitante eligió jugar al contragolpe y le salió en parte, solo por la banda izquierda gracias a un De la Cruz enchufado. El complemento fue más de lo mismo para el local. No dejó jugar a un River tranquilo por el resultado en el Monumental, pero le faltó la chispa para terminar de incomodar a Franco Armani.

El arquero Millonario se mostró sobrio ante los nuevos centros que lanzó Boca. El oriundo de Casilda, De la Cruz y Milton Casco fueron lo mejor del plantel de Gallardo.

Una hora de partido tuvo Wanchope Ábila, que llegó tocado al Superclásico, hasta que salió por Jan Hurtado. El venezolano entró con el pie derecho, se fajó con Pinola y llevó la esperanza a la Boca: empujó la pelota para el 1-0.

El tanto del ex Gimnasia llegó faltando 10 minutos para el final. Ni con ese empuje Boca pudo acorralar a los de Nuñez. En el final, River supo sufrir y terminó festejando: eliminó a su máximo rival y se clasificó por segunda vez consecutiva a la final de la Copa Libertadores.

El defensor del título sacó pasaje a Santiago de Chile, sede de la inédita Final Única, e irá por la tercera conquista de América en el ciclo de Marcelo Gallardo. Mañana conocerá a su rival: Flamengo o Gremio de Porto Alegre.

COMENTARIOS