Política

Dónde quedó “cerrar la grieta” para Alberto Fernández

El candidato a Presidente por el Frente de Todos aseguró pocos días después de ganar las PASO que se encargaría de cerrar la grieta, pero pasó el tiempo y se encargó de demostrar lo contrario

viernes 18 de octubre de 2019 - 5:43 pm

Apenas el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, ganó las PASO el 11 de agosto de este año, prometió al menos en dos oportunidades (el 18 y el 22 de agosto) que se iba a encargar de “trabajar todos los días para cerrar la grieta”.

Quizás envalentonado por los 47,66% de votos que obtuvo contra los 32,09% de Mauricio Macri, el candidato que fue presentado como “dialoguista”, según la propia estrategia que el kirchnerismo montó para diferenciar al ex jefe de Gabinete de la expresidenta Cristina Kirchner, apartada de la escena, brindó entrevistas donde se mostraba tranquilo y aseguraba que él tenía amigos periodistas y que no tenía ningún problema con no coincidir con ellos. Como había anunciado antes, el se encargaría de cerrar la grieta.

Sin embargo, a medida que los días fueron pasando, el dirigente peronista empezó a mostrar la hilacha y en un lapso de una semana se cruzó con varios periodistas, entre ellos Mercedes Ninci, Jonatan Viale y el cordobés Mario Pedro Pereyra. Así, se comenzó a ver a un Alberto Fernández mucho más cercano al que todos recordaron luego en Twitter, con un lenguaje indiscreto, insultos y mensajes discriminatorios.

Pero más allá de sus cruces con periodistas, el probable próximo Presidente se encargó de ensanchar la grieta incluso con el resto de los políticos y principalmente con su principal opositor, el actual mandatario. Por contar sólo algunas de sus frases, Alberto Fernández aseguró que el Gobierno de Mauricio Macri representa “la piedra que se cruza en nuestro camino y ellos son los que nos hacen padecer”. También sobre el Presidente dijo: “Llego mintiendo y se va mintiendo”; “Hubo alguien que mintió y es el Presidente. Y hubo otro que dijo la verdad y en cambio está sentado en primera fila (por Scioli)”; “No se en qué país vive Macri. Por ahí no se enteró, pero de los 39 mil millones que nos dio el fondo, se fugaron 30 mil, que no están en puentes, ni vivienda. Se los fugaron sus amigos”.

Además, el tono que Fernández utilizó en el debate presidencial fue demasiado elevado y hasta el propio Presidente le remarcó el “dedito acusador” y la “canchereada” ante un candidato que se mostraba verdaderamente agresivo desde el discurso, hecho que notaron la gran mayoría de los periodistas que luego analizaron el debate. Lejos de dejarlo ahí, el candidato opositor eligió chicanear al mandatario con una foto junto a sus amigos (entre ellos Gustavo Valdés) alzando el dedo índice.

Este cúmulo de mensajes de quien fuera mano derecha de Néstor Kirchner abre una incógnita no menor de quien, aunque calificó a la “Conadep para periodistas” como un “disparate”, todavía no deja en claro la relación que mantendrá con la prensa y la oposición y muchos menos deja claro cuál es el perfil de un eventual Fernández Presidente.

COMENTARIOS