Superclásico

Picante: Enzo Pérez contó cómo fue entrar a La Bombonera con Pity Martínez

El crack de River recordó el primer partido de la final de la Libertadores 2018 en la que quedó inmortalizada una imagen de Gonzalo Martínez mirando a la tribuna rival

martes 15 de octubre de 2019 - 1:40 pm

Enzo Pérez y Gonzalo Martínez son dos de los jugadores con los que el hincha de River Plate más se ha identificado en los últimos tiempos, tanto por su talento como por su actitud dentro de una cancha. Y una de los momentos culmines para ello fue en la final de la Copa Libertadores 2018, nada más y nada menos que ante Boca Juniors.

Enzo y Pity ingresaron a La Bombonera por el partido de ida con una fulminante mirada a la tribuna xeneize y, un año después, el ‘5’ recordó aquel momento en una entrevista con Diego Borinsky para La Nación: “Nunca pensamos en provocar ni nada parecido. Estábamos con el Pity en la habitación y me dijo: “Yo voy a entrar mirando a la gente de la platea”. Y yo le dije: “Dale, vamos juntos, yo también”. Y fue eso nada más. Los miramos sin hacer ningún gesto, pero se notaba que algunos plateístas se querían trepar y tirarse encima de nosotros (risas). Con el Pity hicimos varias, es un enfermito aquel”.

Una imagen que quedó inmortalizada en la retina de todos los hinchas de la Banda Roja. Tal y como aquel penal del hoy volante del Atlanta United ante Gremio. “El Pity fue y agarró la pelota de una, estaba seguro. Mirá, cuando el árbitro marcó el penal, hubo 4 o 5 jugadores de Gremio que fueron cerca del Pity a decirle cosas e intentaron pisar el punto del penal, hacer un pozo para que se patinara al patear, así que enseguida nos ubicamos con Nacho (Scocco) encima del punto, lo protegíamos y nos protegíamos entre nosotros. Había uno de ellos que rezaba, no sé si le estaba tirando una macumba o qué, ja, ja”.

Pese a que hoy es un entrañable amigo, no siempre se llevaron de la mejor manera con el ex-Huracán: “A piñas nunca me agarré; a puteadas, sí, un montón de veces. Con el Pity, por ejemplo, nos vivíamos puteando. “Eh, no te apurés, no quieras gambetear en todas, tocá una la c. de tu madre”, y sus respuestas son irreproducibles, ja, ja, pero ya ves, hoy somos muy amigos”.

COMENTARIOS