FMI

La nueva directora del FMI alertó de una desaceleración económica en el 90% de los países

Días antes, durante una entrevista con la agencia Bloomberg, Georgieva expresó que el organismo asiste a países que se encuentran en "situaciones muy desesperadas" con una billetera, pero con un cerebro y "un corazón que late".

martes 8 de octubre de 2019 - 4:30 pm

La nueva directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, dio su primer discurso oficial y habló sobre las perspectivas globales de la economía, haciendo referencia a los países que tienen programas con el organismo, como la Argentina. Días antes, durante una entrevista con la agencia Bloomberg, Georgieva había expresado que el organismo “llega en momentos en que hay situaciones muy desesperada, con una billetera, un cerebro, pero sobre todo con un corazón que late”.

En el marco de su primer discurso público, la economista y socióloga búlgara que reemplazó en su cargo a Christine Lagarde marcó los lineamientos de los temas que se tratarán en la Asamblea anual del organismo y del Banco Mundial, donde se reunirán los ministros de Economía y Hacienda y los presidentes de los Bancos Centrales de todo el mundo, entre ellos Hernán Lacunza y Guido Sandleris.

La funcionaria tomó el concepto de “sincronización” en honor a su antecesora, Christine Lagarde, que integró el equipo francés de natación sincronizada para decir que hace dos años la economía mundial se encontraba en un período de “auge sincronizado”, ya que casi el 75% del mundo estaba en fase de aceleración. Sin embargo, dijo que el FMI prevé que, en 2019, el crecimiento disminuirá en casi el 90% del mundo. Por lo que, afirmó, “la economía mundial se encuentra ahora en un período de desaceleración sincronizada”.

Georgieva atribuyó la desaceleración a que “el crecimiento del comercio mundial prácticamente se ha paralizado” por las tensiones comerciales, lo que provocó que la actividad manufacturera y la inversión a escala mundial se hayan “deteriorado sustancialmente”, con riesgo a que los servicios y el consumo pronto se vean afectados.

Además, la funcionaria habló de su propia experiencia: "Cuando se trata de mejorar la vida de la gente, el trabajo duro empieza por casa. Aprendí esta lección de primera mano al crecer detrás de la Cortina de Hierro. Fui testigo, sentí el alto costo de políticas inadecuadas", dijo.

La funcionaria explicó lo que el FMI considera prioridades de política económica que los países deberían adoptar para lograr “un crecimiento más vigoroso y resiliente”:

1) Uso acertado de la política monetaria y mejora de la estabilidad financiera.

2) Utilización de herramientas fiscales. “Ahora es el momento de que los países con margen en sus presupuestos hagan uso de su capacidad fiscal o se preparen para hacerlo”, dijo. Advirtió que, en cualquier caso, en todos los países, la reducción de la deuda y el déficit siempre debe llevarse a cabo de forma tal que se proteja la educación, la salud y el empleo.

3) Implementar reformas estructurales para el crecimiento futuro. Georgieva mencionó el desafío de la automatización laboral, la legislación anticorrupción, la reducción de burocracia, pero también al empoderamiento de las mujeres como cambio estructural. Puso como ejemplo el caso de Chile, donde los programas de guarderías infantiles aumentaron la participación de las mujeres en la fuerza laboral y estimularon la actividad económica.

4) Sumarse a la cooperación internacional. Para abordar temas como el comercio internacional, el financiamiento del terrorismo, lavado de dinero o cambio climático.

La nueva directora ejecutiva volvió al hobby de Lagarde para cerrar: “Si la desaceleración sincronizada empeora, posiblemente deberemos dar una respuesta de política económica sincronizada”.

Para eso, Georgieva hizo un llamado mundial: “Pido a nuestros 189 países miembros, que se reunirán en Washington la próxima semana, a que vengan preparados para encontrar soluciones”.

 

COMENTARIOS