Policiales

Investigan si un joven de 20 años murió por consumo de éxtasis en una fiesta privada

El hecho ocurrió en Córdoba y la policía investiga si la víctima consumió drogas, como señalan los testigos; al adolescente lo trasladaron al Hospital Florencio Díaz donde luego falleció

lunes 7 de octubre de 2019 - 11:23 am

La Justicia investiga si un joven de 20 años que murió este fin de semana en la provincia de Córdoba tras asistir a una fiesta clandestina falleció por causa de consumo de éxtasis.

Las autoridades judiciales creen que la víctima, de 20 años, falleció por una intoxicación con éxtasis.

Samir Andrés Velázquez falleció en el Hospital Florencio Díaz, tras llegar al lugar de urgencia, trasladado en una ambulancia no autorizada a las cinco de la madrugada.

La fiesta -convocada por WhatsApp y no autorizada- se realizó en una casa en el sur de la ciudad, en Camino 60 Cuadras. El fiscal Pedro Caballero y la Fuerza Policial Antinarcotráfico esperan los resultados de las pericias y de la autopsia para determinar si, efectivamente, la causa de la muerte fue el consumo de éxtasis.

El padre del joven fallecido confirmó que conocía que su hijo consumía éxtasis de manera esporádica. En diálogo con Cadena 3, comentó: “Queremos que esto no quede en la nada, queremos llegar al fondo de esto. Sabía que él consumía, teníamos una relación muy cercana. No era un chico que estaba todos los días consumiendo, pero estas fiestas electrónicas no duran hasta las 5 de la mañana, sino hasta las 4 de la tarde del otro día”.

Confirmó que, tal como se sospecha, “hay un montón de estas fiestas que se hacen” de manera clandestina, en casas quintas, en las afueras de la ciudad. Velázquez primero fue a una, pero la Policía la había suspendido; se fue a otra, donde se quedó.

Y cerró: “Había una supuesta ambulancia que no era ambulancia, era una Fiorino y lo llevaron ahí en la caja, lo dejan en el hospital y se dieron a la fuga de la Policía y de mis hermanos que estaban cerca. Al menos, pudieron sacar una patente o algo”, dijo el padre y agregó que a su hijo “nadie lo amenazó a hacer algo, lo hizo por su propia voluntad, a lo mejor pensó que tomaba algo como lo hacía de costumbre pero hay que investigar qué le vendieron, él lo hizo como una vez más”.

COMENTARIOS