Política

Qué planea hacer Alberto Fernández para reactivar la economía argentina

Si gana el 27 de octubre, Alberto Fernández deberá lidiar con otras cuestiones tan urgentes como la política antiinflacionaria, la deuda y los controles cambiarios

domingo 6 de octubre de 2019 - 1:55 pm

Quien gane las elecciones en octubre deberá enfrentarse a un panorama complicado: inflación acelerada, reservas en descenso, controles cambiarios insuficientes y la urgente necesidad de ir hacia una reestructuración de la deuda. En el medio, un elevado déficit fiscal y la necesidad de renegociar el acuerdo con el FMI, que oficialmente se encuentra suspendido.

Alberto Fernández procura, para paliar con esta situación, que un pacto social le otorgue tiempo: el economista que hoy está más cercano al candidato presidencial, Matías Kulfas, aseguró que un futuro acuerdo tripartito entre Gobierno, empresarios y sindicalistas permitiría atacar la “inflación inercial”, aunque sin dar mayores precisiones. 

Kulfas también reconoció que, para hacer frente al déficit fiscal que enfrentarán será necesario echar mano a la emisión monetaria. Al mismo tiempo, explicó que uno de los temas más urgentes será bajar las tasas de interés, porque los niveles actuales ahogan a las PYMES y cualquier actividad productiva.

En medio del fuerte proceso inflacionario que atraviesa la economía, plantear simultáneamente la expansión en la cantidad de dinero y una reducción de las tasas podría tener consecuencias explosivas. Una “tregua de precios y salarios” permitiría quizás atravesar a salvo el verano, pero sin atacar las consecuencias profundas de la inflación.

El panorama se vuelve mucho más complejo por los bajos niveles de confianza. Tanto el público como las empresas huyen del peso. Sólo desde las PASO, los plazos fijos en moneda local cayeron 8%, a pesar de las elevadas tasas de interés. Los ahorristas cambian a dólares o prefieren mantenerse muy líquidos. Pero además los pesos “queman”. Ese apuro por usar rápido los pesos, ya sea para dolarizarse o para comprar antes de nuevos aumentos

Junto con la expansión monetaria y la baja de tasas, una de las grandes incógnitas es qué pasará con el déficit fiscal. Cuanto mayor sea el rojo de las cuentas públicas, más elevada será la necesidad de acudir al financiamiento del Banco Central.

El equilibrio de las cuentas públicas será uno de los principales desafíos que tendrá Fernández por delante, tanto para evitar una espiral inflacionaria como para mostrarle a los inversores un fuerte compromiso fiscal para llevar adelante la reestructuración de la deuda. Si el objetivo es estirar los plazos de pago a los bonistas, al menos habrá que mostrarles que será posible pagar las deudas a futuro.

El futuro del acuerdo con el FMI y un acercamiento a la Casa Blanca son temas urgentes dentro de la agenda del candidato a presidente: la expectativa en el mundo inversor es que si es electo, realice una gira por Wall Street antes de la asunción para explicar sus planes. El candidato a primer diputado bonaerense, Sergio Massa estuvo el viernes en Washington, invitado por el Wilson Center, con un discurso en el que buscó mostrar moderación.

Fernández tiene una clara desventaja en relación al escenario que tuvo que enfrentar Macri en diciembre de 2015. El motivo es que, a diferencia de lo sucedido hace cuatro años, tiene nulo acceso a los mercados de crédito. Este gobierno consiguió levantar rápidamente el cepo porque llegó en un clima de confianza y poco endeudamiento, tanto interno como externo. Todo lo contrario a lo que sucederá si regresa el kirchnerismo.

COMENTARIOS