Salud

Por qué babean tanto los bebés

Las causas que explican este suceso

miércoles 9 de octubre de 2019 - 7:32 am

Poco después del nacimiento, los bebés no babean tanto. Esto se debe a que, en un comienzo, su organismo no produce mayor cantidad de saliva. Con el paso del tiempo, esa producción aumenta y, más o menos hacia las diez semanas de vida, ya están babeando a toda hora.

Para evitar que la saliva salga de su boca necesitan de un buen control sobre los labios y la lengua; sin embargo, en los primeros meses de vida no lo tienen. Entonces, ¿por qué babean tanto y en cambio no se les sale la leche de la boca cuando se alimentan?

Para alimentarse emplean los músculos de su boca haciendo un movimiento de succión. La misma va seguida de la deglución, de forma automática. En cambio, la saliva se produce en su boca sin que ellos se den cuenta y permanece ahí hasta que se rebosa.

Los bebés producen más saliva que los adultos y la expulsan de la boca porque no han aprendido a tragar. Un adulto traga la saliva cada cuatro o seis minutos cuando está despierto y cada siete u ocho minutos cuando está dormido. El bebé lo hace con mucha menor frecuencia y por eso babea más.

Hay otras razones. Desde el tercer mes de vida, comienzan los movimientos en las encías para propiciar la aparición de los primeros dientes. Esto causa irritación e incomodidad. La saliva, en este caso, actúa como un lubricante.

Así mismo, contiene enzimas que previenen infecciones durante el proceso de dentición. De la misma manera, cuando comienza a tomar alimentación complementaria, las papilas gustativas segregan más saliva.

En este caso, la saliva cumple la función de contribuir para deshacer y mezclar los alimentos, pues el bebé todavía no puede masticar. Así, contribuye a la formación del bolo alimenticio, que luego debe llegar al estómago.

Lo usual es que hacia los 12 meses ya hayan desarrollado mayor control sobre el babeo y se le vea saliva en su boca con menor frecuencia.Otro momento importante son los 18 meses donde por lo general, concluye el proceso de dentición.

Esto no necesariamente aplica para todos los casos. Está dentro de lo normal que babee hasta los 2 años o incluso un poco más. Si después de los 3 años continúa, quizás sea señal de que tiene algún problema con la deglución. Así mismo, puede ser el síntoma de una dificultad psicológica que está obstaculizando su desarrollo. Esos casos, hay que ponerlos en manos del pediatra.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS