Netflix

La “maldición” de Netflix: por qué las series de streaming tienen menos capítulos

Los últimos estudios indican que la popular plataforma cancela programas en un 42,57%

viernes 4 de octubre de 2019 - 5:50 am

Cuando Netflix comenzó a producir contenido original, en 2013, se ganó la fama del gran “salvador”. ¿Por qué?

Simple. Porque, además, de generar series novedosas, también se ocupó de recuperar aquellas producciones, que otras cadenas de televisión, habían dejado olvidadas en el tintero, por tener baja audiencia.

Desde hace un año, aproximadamente, Netflix no se ha cansado de cancelar series. Quien fuera el salvador, ahora se ha convertido en el verdugo de muchos. Pero hay una razón detrás de su decisión.

¿Por qué Netflix cancela series?

El conflicto con sus seguidores comenzó cuando se decidió cancelar “Sense8”. La serie de ciencia ficción de las hermanas Wachowski, había logrado un público fiel, en dos temporadas, pero no masivo, como Netflix esperaba. Lo cierto es que los fanáticos no se cansaron de reclamar, en las redes sociales, la vuelta de la serie.

La serie logró tener un final en modo película. No obstante, la mayoría de los programas cancelados no corrieron con la misma suerte.

Bloodline es un gran ejemplo. Un drama familiar con tintes de thiller psicológico, creado por Tood y Glenn Kessler y protagonizado por Ben Mendhelson y Kyle Chandler. Su primera temporada se estrenó, en 2013, y se ganó el reconocimiento de la crítica, en muy poco tiempo. No era para menos. Tanto el guión, como la cinematografía y las interpretaciones eran de una soberbia calidad.

No obstante, estrenó una segunda temporada y tras algunos años decidió terminarla de manera abrupta en la tercera. ¿La razón? La misma. No era lo suficientemente masiva ni rentable para la plataforma.

Ahora bien, es cierto que es la plataforma que más cancela series, pero también es la que más renueva su catálogo. Los últimos estudios de la temporada 2018-2019, indican que Neflix ha tenido 31 cancelaciones, pero 42 series más se estrenaron, incluidos documentales y películas.

En este sentido, la plataforma de Reed Hastings, canceló programas en un 42,57%, una cifra no tan alta teniendo en cuanta a HBO y Amazon Prime, que están por encima del 60%.

La “maldición” de la tercera temporada

Es cierto que no ha ocurrido en todos los casos, pero sí en la mayoría. La producción de la temporada de una serie tiene altísimos costes: elenco, directores, locaciones.

Netflix entiende que si una serie no logra repuntar en ninguna de las tres temporadas, es hora de decirle “adiós”, tal y como sucedió, en Bloodline, que casualmente terminó en la tercera entrega. Este tiempo sería el suficiente para “enganchar” o no al espectador.

COMENTARIOS