Televisión

La historia del hombre más alto de Argentina que no deja de crecer y afronta un tumor cerebral

Sergio se presentó al ciclo que conduce Del Moro porque necesita dinero para costear un tratamiento que le permite encapsular el tumor que tiene el el cerebro y así poder operarse

jueves 3 de octubre de 2019 - 4:04 pm

Sergio Daniel Gómez, el hombre más alto de Argentina relató ayer su dura historia de vida en ¿Quién quiere ser millonario?. El hombre padece gigantismo y recientemente le descubrieron un tumor en su cabeza para cuyo tratamiento necesita $100.000 mensuales que reduzcan y encapsulen las células malignas y lo habiliten para realziarse una operación. Esta la razón por la cual se presentó al programa junto con su esposa, Blanca Pereira.

A los 12 años, Sergio medía 1.95. Hoy, con 33, alcanza los 2.26 metros. Es el hombre más alto del país y cuenta que su trastorno que viene de un exceso de hormonas de crecimiento que hace que siga creciendo. “Es una vida muy difícil. Ahora estoy haciendo tratamiento. En mayo me descompuse mal, y empecé a hacer tratamiento”, dijo el misionero de 33 años.

Su mujer, quebrada en llanto, explicó cómo es convivir con la condición de su marido: “Yo trabajo y lo cuido… Cuando se nos descompuso y nos dijeron lo que él tiene, se me vino el mundo abajo. Sigue creciendo, las hormonas hacen que siga creciendo. Y él tiene un tumor grande en el cerebro”.

“Una de las medicaciones que le tienen que aplicar para que puedan operarlo sale mucha plata. No la podemos conseguir“, comentó Blanca, “es una inyección que no hay en el país, es de Francia. Lanreotide Autogel 120 miligramos. La necesitamos para que siga viviendo. Tres meses atrás, costaba 100 mil pesos cada ampolla, y él se tiene que poner una cada 28 días”, explicó.

Ese medicamento hace que se encapsule el tumor. Otra medicación hace “que se disuelva y se desinflame“. De esa manera, cuando el tumor se achique, los médicos estarán en condiciones de operarlo para extraérselo.

“Todavía no se pudo dar ninguna inyección del medicamento que necesitamos. Entre todas las medicinas que está recibiendo, los estudios, los viajes en remís, es mucha plata. No llegamos”, contó la mujer entre llanto.

“A veces él me quiere bajar los brazos y me dice: ‘No quiero vivir esta vida’. No, vos sos joven, no podés bajar los brazos.​ Cuando nos casamos, nos juramos hasta que la muerte nos separe. Yo no voy a dejar que él se caiga“.

Además, Blanca también contó su fuerte pasado atravesado por la violencia de género: “Me quemó mi primera pareja, que es alcohólico. Empezaba a insultarme, les decía cosas a las chicas. Hasta que un día llego de trabajar y pasa lo mismo. Empezamos a discutir. Tenía una botella de alcohol en una mano y el encendedor en la otra, me decía: ‘Yo te voy a quemar la casa, con vos y las pibas adentro’. Y yo le decía: ‘Dale’. No sé cómo, pero en un momento me prendí fuego. Él dejó que me quemara. Una de mis hijas apagó las llamas. En el Hospital de Quemados me salvaron la vida”, relató.

COMENTARIOS