Alimentación

Cinco motivos ocultos por los que podés estar engordando

Si comés sano, hacés ejercicio pero el cuerpo no responde, estas podrían ser las causas

martes 1 de octubre de 2019 - 7:00 am

Existen algunas razones por las cuales podés subir de peso pese a que estés comiendo sano y haciendo ejercicio. Estas son algunas de ellas.

Insulina

Los desequilibrios hormonales que se producen en nuestro organismo son una de las principales causas del aumento de peso. Están muy ligados al sobrepeso y la obesidad. Unas veces, porque son la causa y otras la consecuencia. La insulina es segregada por el páncreas y regula los niveles de glucosa en sangre. Las dietas ricas en hidratos de carbono y azúcares obligan al órgano a generar más para estabilizar los niveles de azúcar y cuando no lo consigue, termina acumulándose en forma de grasa.

Tus horarios son muy importantes: la forma en que tu cuerpo y tu cerebro responden a las señales diarias de luz y oscuridad se puede descontrolar.

Consumir alimentos saludables y estar físicamente activo pueden ayudar a prevenir el aumento indeseado de peso. Además de calcular las calorías de la dieta, seguir religiosamente las cinco comidas diarias y controlar el estrés de la rutina, pues este último activa los niveles de insulina y favorece la secreción de cortisol, aumentando el apetito y la grasa abdominal.

Estrés y cansancio

Los expertos piensan que el azúcar y las grasas alivian de forma transitoria los desagradables síntomas del estrés. Por eso sentimos esa sensación tan agradable después de comer galletas o papitas.

El insomnio no significa solo tener más sueño o estar de mal humor por las mañanas. Fijate en lo que pasa con nuestras hormonas cuando dormimos poco o mal: la producción de grelina, la que regula el apetito, aumenta, con lo cual es probable que en mitad de la noche te despiertes con mucha hambre, y no de fruta precisamente.

Por otra parte, la leptina es la que se encarga de regular la sensación de saciedad. Si dormimos pocas horas, se segrega menos, lo que quiere decir que tendremos esa sensación más a menudo y eso nos llevará a comer más y peor.

Tu comida “saludable”

Comer ensaladas a diario no es sinónimo de adelgazar. La diferencia se encuentra en qué añadís a los vegetales. Debés tener mucho cuidado con lo que le echás a tu menú hipersano, porque puede que lo estés convirtiendo en una bomba calórica.

Medicamentos

Tan importante es tomar de manera correcta las medicinas -dosis, tratamiento- como conocer sus principales efectos adversos. En determinados fármacos, entre sus principales contraindicaciones se encuentra el aumento de peso.

Algunos que interfieren en el metabolismo son los antidepresivos, los betabloqueantes para tratar diversas patologías para la hipertensión arterial o las arritmias, los esteroides retienen líquidos.

Horarios descontrolados

La forma en que tu cuerpo y tu cerebro responden a las señales diarias de luz y oscuridad es muy importante.

Fuente: El confidencial

COMENTARIOS