Fondos Buitre

Fondos Buitre: Día clave para la Argentina ante la Corte Suprema norteamericana

Argentina tendrá hoy ante la Corte Suprema de los Estados Unidos la que probablemente sea la última oportunidad para convencer a los jueces para que se interese en que el "Juicio del Siglo" contra los fondos buitre

lunes 21 de abril de 2014 - 7:11 am

Argentina tendrá hoy ante la Corte Suprema de los Estados Unidos la que probablemente sea la última oportunidad para convencer a los jueces del máximo tribunal para que se interese en que el “Juicio del Siglo” contra los fondos buitre, y se convierta en uno de los no más de 85 casos que en ese ámbito se tratarán esta temporada. El desafío es extremo. La Corte ya determinó unos 75 casos a definir hasta mayo de 2015, y sólo restan unos 10 para tratar. [pullquote position=”right”]Fondos Buitre: Día clave para la Argentina ante la Corte Suprema norteamericana[/pullquote]

Desde la misma Corte ya les informaron en febrero pasado a los abogados del estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton (CGS&H) que representan al país que seguramente no habrá otra oportunidad para que los jueces escuchen las argumentaciones argentinas. Para esto, y por presión de Jonathan Blackman y Carmine Bocuzzi (los dos abogados de CGS&H que llevan el caso), el Gobierno de Cristina de Kirchner decidió aceptar la contratación de uno de los máximos expertos de todo el sistema judicial norteamericano para que elabore una estrategia de defensa de la posición nacional: el ex procurador general del Tesoro del Gobierno de George W. Bush, Paul Clement. Este abogado, de ADN 100% republicano, se reunió el viernes pasado con Bocuzzi, Blackman y el ministro de Economía Axel Kicillof para terminar de elaborar la posición definitiva que hoy se llevará ante los ocho jueces que deberán tomar la decisión final de aceptar tratar el caso argentino o rechazarlo.

Es mucho lo que se juega el país en esta decisión de los magistrados norteamericanos. Si ocurriera lo primero, el país habrá logrado que el caso se prolongue al menos hasta el primer trimestre de 2014, con lo cual, hipotéticamente, la cláusula denominada Rights Upon Future Offers (RUFO) comenzaría a jugar a favor de la posición argentina. Según esta cláusula, quienes aceptaron ingresar a los canjes de deuda de 2006 y de 2010 pueden reclamar que se les igualen los pagos en el caso de que la Argentina realice una oferta mejor que la que aceptó casi el 94% de los tenedores de títulos públicos caídos en default en la crisis de 2001. Este capítulo vence indefectiblemente el 31 de diciembre de 2013, con lo cual la mayoría que aceptó ingresar en los canjes ya no podría reclamar que se les pague lo que se le liquide de más en una eventual negociación con los fondos buitre.

Si, por el contrario, la Corte Suprema norteamericana rechazara tratar el caso argentino, quedarían inmediatamente firmes los fallos de primera instancia del juez Thomas Griesa y de segunda de la Cámara de Apelaciones del Segundo Distrito de Nueva York, con lo que automáticamente la Argentina ingresaría en default técnico. Esto sería así, ya que ambos fallos sostienen que el país debe liquidar al contado unos u$s 1.300 millones, medida que de concretarse habilitaría al resto de los tenedores de bonos que sí aceptaron ingresar en los canjes a reclamar los mismos derechos, lo que le costaría al país unos u$s 23.000 millones. Esto es, obviamente, un imposible.

La estrategia que la Argentina desplegará hoy por recomendación de Clement es la justificación sobre la aceptación del 93% del canje, la posibilidad de sostener la reapertura de la posibilidad de acceder a un tercer llamado en las mismas condiciones que en 2012, además de insistir en que un triunfo de los “buitres” haría imposible nuevas reestructuraciones de deudas soberanas de otros Estados caídos en default ante la imposibilidad de garantizar su éxito.

COMENTARIOS