Ciencia

Cinco mitos sobre el alzhéimer

Qué hay de cierto respecto a algunas creencias

domingo 29 de septiembre de 2019 - 7:32 am

Existen numerosos mitos sobre el alzhéimer que, debido a la complejidad de la enfermedad y a la ambigüedad de los medios de información actuales, las personas desconocen o creen que son ciertos.

Es una enfermedad neurodegenerativa (y un tipo específico de demencia), que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos de la conducta. Cuando hablamos de deterioro cognitivo nos referimos a que se afectan funciones como la memoria, el pensamiento o el lenguaje. Se estima que afecta casi a un 10% de la población mayor de 65 años.

Mitos sobre el alzhéimer:

La demencia no es un sinónimo

Se considera un tipo dentro del grupo de las demencias. La palabra demencia hace referencia a un conjunto de enfermedades en las que se alteran las funciones cognitivas de una persona y se ven afectadas sus actividades cotidianas.

Si bien es cierto que el alzhéimer es la principal causa de demencia, existen otros tipos, como la demencia vascular o la mixta. Cada una de ellas tiene sus causas, sus síntomas distintivos y sus posibilidades de tratamiento específicas.

Es solo un problema de memoria

Las personas que lo sufren experimentan muchos otros síntomas, como la desorientación o las alteraciones del lenguaje. Incluso, hasta el comportamiento, el ánimo y la personalidad se ven afectados.

¿Se pierden todos los recuerdos?

La mayoría recuerda con claridad los acontecimientos que ocurrieron hace mucho tiempo. Es decir, existe una tendencia a olvidar los momentos más recientes y a recordar hechos de su infancia o pasados hace años.

Esto ocurre porque los recuerdos antiguos se ubican en áreas del cerebro diferentes a las que almacenan la memoria reciente, que son las que se afectan en esta patología.

El envejecimiento siempre trae problemas de memoria

A menudo pensamos que envejecer va acompañado de problemas de memoria. Este es otro de los mitos más extendido, ya que la gente piensa que se trata de un proceso normal.

No obstante, no es así, sino que es una enfermedad. Es cierto que con el paso de los años algunas de nuestras funciones cerebrales se ven afectadas y que perdemos algunas capacidades.

Pero, debemos distinguir los procesos normales del envejecimiento, con la pérdida más acusada y grave de nuestras funciones cognitivas. Cuando se trata de una demencia, el desarrollo normal de nuestra vida se altera, por lo que no hablamos de simple envejecimiento.

¿Es una enfermedad hereditaria?

Es una patología multifactorial en la que no solo interviene la genética. Es cierto que los genes actúan como un factor de riesgo, pero no son determinantes. El estilo de vida, la edad y numerosos factores ambientales pueden influir en que se acabe desarrollando o no esta enfermedad.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS