Mundial de China 2019

Luis Scola, el abanderado de una selección que invita a soñar con lo que viene

El capitán argentino tuvo una brillante actuación en el Mundial de China y terminó elegido dentro del quinteto ideal del certamen. En total, registró un promedio de 17, 9 puntos

domingo 15 de septiembre de 2019 - 12:59 pm

El espíritu que el seleccionado argentino de básquet mostró a lo largo del Mundial de China puede resumirse en una sola persona: Luis Scola. El capitán fue el fiel reflejo de un plantel que mostró un compromiso, una capacidad y una competitividad digna de campeón, aunque el resultado de la final contra España evidenció otra cosa.

A los 39 años, el ala-pivot disputó su quinta Copa del Mundo y se convirtió en el jugador que más partidos jugó en la historia de la competencia, además de ser el segundo máximo anotador. La imagen que dejó en el duelo contra Serbia al ganar un rebote en defensa tras forcejear con un rival, cruzar toda la cancha y encestar en el aro de enfrente, significó toda una muestra de profesionalismo para sus compañeros más jóvenes.

De eso se trató su liderazgo en este proceso (que también incluyó un primer puesto en los Juegos Panamericanos), de predicar con el ejemplo. Decidió conservar siempre la mesura al momento de las declaraciones o de los festejos alocados, que se desataron en el vestuario después de cada paso firme que dio el equipo. Dentro de la cancha, nunca reposó sobre sus logros obtenidos y corrió la cancha como los pibes que lo acompañaron.

En total completó un promedio de 29.5 minutos por encuentro, con 17,9 puntos que lo pusieron en la condición de goleador del elenco nacional. Con un participación deslucida en la final producto de la gran defensa española, tuvo de “premio consuelo” el finalizar dentro del quinteto ideal del certamen. Allí, todo el estadio de Beijing se rompió las manos para ovacionarlo, incluso los cuatro jugadores restantes que integraron la tarima.

“Este equipo tiene cosas de la Generación Dorada”, dijo en su momento y no se equivocó. Porque Luifa, único sobreviviente de aquella camada, le inyectó esos valores a este nuevo grupo. Es por eso que esta selección invita a soñar con lo que viene.

COMENTARIOS